Inicio Actualidad Acusan al Comité Olímpico de ser “cómplice de la coacción a la...

Acusan al Comité Olímpico de ser “cómplice de la coacción a la tenista china Peng”

El Comité Olímpico Internacional ha sido acusado de ser cómplice de la supuesta coacción del gobierno chino sobre la tenista Peng Shuai, después de que mantuviera una videollamada con la estrella pero no abordara públicamente sus denuncias de agresión sexual contra un alto funcionario del Partido Comunista.

La llamada entre el presidente del COI (Comité Olímpico Internacional), Thomas Bach, y Peng se produjo el domingo después de semanas de creciente presión sobre el COI para que interviniera en el caso de Peng y de una coreografiada publicación internacional de vídeos de la tenista de 35 años por parte de los medios de comunicación estatales chinos en un intento de demostrar que está a salvo.

La Asociación de Tenis Femenino aún no ha podido ponerse en contacto con la ex número 1 del mundo de dobles, todas las menciones a su nombre en Internet en China han sido prohibidas por los censores, no ha habido ninguna cobertura de su situación en los medios de comunicación locales, y sólo ha aparecido en un acto oficial y en un restaurante de Pekín acompañada por cuidadores.

El COI dijo tras la videollamada, a la que también asistieron su representante en China, Li Lingwei, y la presidenta de la Comisión de Atletas, Emma Terho, que Peng dijo que “estaba segura y bien” y que le “gustaría que se respetara su privacidad en este momento”, pero esas garantías no han servido para convencer a los grupos de derechos humanos ni a la WTA (Asociación de Tenis Femenino por sus siglas en inglés) de su seguridad.

“Esto es preocupante a otro nivel”, dijo Yaqiu Wang, investigador principal de Human Rights Watch en China. “El COI está desempeñando ahora un papel activo en la maquinaria de desaparición forzada, coerción y propaganda del gobierno chino”.

El exfutbolista australiano y activista de derechos humanos Craig Foster, que lideró la campaña para la liberación del futbolista bahreiní detenido Hakeem al-Araibi en 2018, dijo en Twitter que los Juegos Olímpicos eran parte del problema.

“Los Juegos Olímpicos participaron en una entrevista escenificada, con el funcionario olímpico chino presente, como prueba de que todo está bien”, dijo.

El COI está decidido a evitar involucrarse en cualquier controversia sobre derechos humanos en China, mientras Pekín se prepara para acoger los Juegos Olímpicos de Invierno en febrero y crece el impulso de un boicot diplomático.

El impulso ha surgido de la presión ejercida por la Alianza Interparlamentaria sobre China, de la que informaron por primera vez “The Sydney Morning Herald” y “The Age” en septiembre de 2020, que pidió al COI que reconsiderara la organización de los Juegos en Pekín. Ahora se ha convertido en un tema de actualidad en Washington y Londres, ya que Joe Biden y Boris Johnson sopesan un boicot diplomático a los Juegos.

Las amenazas de boicot se produjeron originalmente en respuesta al trato que China da a la minoría musulmana uigur y a su represión política en Hong Kong, pero el trato de Peng también ha puesto en el punto de mira el tratamiento de las mujeres en un sistema que no tolera las amenazas al Partido gobernante.

En su última publicación en su cuenta de la red social Weibo antes de que fuera cerrada, Peng acusó al ex viceprimer ministro chino Zhang Gaoli de obligarla a mantener relaciones sexuales con él mientras su esposa montaba guardia en la puerta.

“Sé que para alguien de su eminencia, el viceprimer ministro Zhang Gaoli, ha dicho que no tiene miedo”, escribió. “Pero aunque sólo sea yo, como un huevo que choca con una piedra, o una polilla a la llama, que se autodestruye, diré la verdad sobre usted”.

Las feministas chinas de Nueva York protestaron el domingo y declararon a los periodistas que, aunque se sentían aliviadas de que Peng no pareciera haber sufrido daños físicos, “no era verdaderamente libre”.

Estas preocupaciones se vieron agravadas por otro vídeo publicado el sábado que mostraba a Peng cenando en un salón privado de un restaurante de Pekín. El operador de la cámara tuvo cuidado de filmar la fecha en la puerta al entrar en el restaurante y hubo cinco menciones a la fecha del 21 de noviembre durante la conversación entre Peng y otras tres personas en el clip de un minuto.

El presidente de la WTA, Steve Simon, ha amenazado con retirar todas las competiciones de tenis de China si no se cumplen sus exigencias de hablar con Peng. Las estrellas del tenis Roger Federer, Naomi Osaka y Rafael Nadal se encuentran entre las docenas de deportistas de alto nivel que hacen campaña para que Peng pueda hablar libremente.

Simon dijo que los vídeos no eran prueba suficiente de su bienestar y que aún no estaba claro que fuera libre de tomar decisiones y acciones por sí misma, sin coacciones ni interferencias externas.

“Como he declarado desde el principio, sigo preocupado por la salud y la seguridad de Peng Shuai y porque la acusación de agresión sexual está siendo censurada y barrida bajo la alfombra”, dijo. “He sido claro sobre lo que debe ocurrir y nuestra relación con China está en una encrucijada”.

Comparte este artículo

Publicidad