Inicio Actualidad Ágatha Ruiz de la Prada se pronuncia tras la polémica: «Todas mis...

Ágatha Ruiz de la Prada se pronuncia tras la polémica: «Todas mis amigas son gorditas»

Ágatha Ruiz de la Prada está en boca de todos desde la semana pasada por unas declaraciones que dio en el podcast Drama Queen de Pilar Vidal.

La diseñadora, que reconció que no necesita adelgazar, comentó que controlaba muchísimo lo que ingería a lo largo del día para cuidar de su figura y su peso, tal y como te contamos en THE OBJECTIVE. Y además dijo que no cenaba con chicas porque engordaba.

«No pierdo el tiempo cenando con amigas; solo ceno con hombres. (…) Mi criterio es que no quiero cenar con chicas. (…) Se está poniendo de moda muy equivocadamente lo de cenar con chicas y está clarísimo que engordas más. (…) Irte a engordar por cenar con tus amigas, no. Lo siento mucho, mira que os quiero, pero no», dijo.

Ágatha Ruiz de la Prada se pronuncia tras la polémica

Por estas declaraciones, Ágatha Ruiz de la Prada fue tachada de padecer gordofobia, definida como el odio, rechazo y violencia que sufren las personas gordas por estar gordas. 

Unas críticas, vertidas en redes sociales, a las que la diseñadora no ha tardado en reaccionar, asegurando que aunque no se ha enterado de la polémica que se ha creado en torno a sus declaraciones, no tiene «nada que aclarar» porque no tiene nada en contra de las personas con sobrepeso. «Ay, a ver si se olvidan de mí una temporada. No aclaro nada, que se olviden de mí un poco. No lo he visto y no lo quiero ver, no me quiero enfermar la tarde», ha dicho a los reporteros que le han preguntado en plena calle.

¡Qué voy a ser gordofóbica yo! Soy la diseñadora que más ayuda, toda la vida he hecho la ropa mejor para la gente gordita. Todas mis amigas son gorditas y las adoro

«Qué tonterías dicen. Nada, nada, ¡qué voy a ser gordofóbica yo! Soy la diseñadora que más ayuda, toda la vida he hecho la ropa mejor para la gente gordita. Todas mis amigas son gorditas y las adoro. Un beso», ha zanjado, dejando claro que no tiene nada en contra de las personas con algunos kilos de más a pesar de que en su caso, prefiere renunciar a cenar por ahí para mantener la figura.