Aguirre y González niegan en el Congreso la financiación ilegal del PP

6

El primero en comparecer ha sido el ex presidente Ignacio González, que pese a haber estado en prisión provisional acusado de varios delitos de corrupción, asegura que “nadie puede acreditar que tenga cuentas o que haya recibido comisiones”.

“Yo no conozco ninguna caja B, no me he benficiado nunca de la caja B y ningún juez ha dicho que yo me haya beneficiado. Eso que usted dice es falso, ni me he beneficiado de ninguna caja B ni he gestionado ninguna caja B”, ha respondido a las preguntas de Rufián sobre la presunta financiación ilegal. A renglón seguido, ha negado ser “ni negligente ni colaborador necesario de nada; nunca he participado en la financiación del partido”.

González ha reiterado que le extrañó el interés del ex tesorero Álvaro Lapuerta por conocer las adjudicaciones y contratos de la Comunidad de Madrid, pero ha negado que Lapuerta ordenara centralizar en Génova esas adjudicaciones, aseverando que de haberlo hecho, “no lo hubiera aceptado”.

Cuando Rufián le ha preguntado por qué ha estado en la cárcel durante 7 meses si no ha cometido ningún delito, González ha señalado que se debe a una “presunción sobre posibles hechos delictivos”, pero ha vuelto a insistir en su inocencia “porque en 3 años de investigación no se ha podido demostrar que yo haya recibido dinero ni que yo tenga sociedades”.

Después de González ha llegado el turno de la ex presidenta Esperanza Aguirre, y en la misma línea, ha negado haber conocido o participado en la presunta financiación ilegal del PP. “No ha habido ninguna financiación ilegal en el PP de Madrid, al menos hasta donde yo sé”, ha aseverado, para añadir que no se podrá hablar de financiación ilegal “hasta que lo diga un juez”.

Preguntada por cómo se financiaba el PP durante los años que ella estuvo al frente del Gobierno de la Comunidad de Madrid, Aguirre ha vuelto a reiterar que no sabía nada, que en todo caso ha podido ser “negligente” por no vigilar, como admitió cuando presentó su útima dimisión. “Yo no despaché con el contable, ni con el gerente, ni con el tesorero, de eso no me ocupaba”, se ha limitado a señalar.

Tampoco recordaba Aguirre que González le trasladase su preocupación por el interés de Lapuerta en las adjudicaciones y contratos de la Comunidad de Madrid, al tiempo que ha negado conocer si las empresas de la trama Púnica recibieron comisiones.

Aguirre también ha mantenido un tenso rifirrafe con Rufián, a quien ha llegado a decir que esperaba una pregunta sobre las detenciones de los Comités de Defensa de la República (CDR) por “terrorismo”. El diputado de ERC ha vuelto a ser abroncado por el presidente de la Comisión, Pedro Quevedo, que ha llegado a amenazar con expulsarle de la sala si no se centraba en hacer preguntas sobre el objeto de la comisión y al que ha acusado de buscar el “lío y la primera página”.