Inicio Actualidad Ahorra hasta 2.500 euros en tu próxima declaración de la Renta

Ahorra hasta 2.500 euros en tu próxima declaración de la Renta

A un mes de que finalice 2018 es momento de juntar facturas, nóminas, contratos o posibles subvenciones. Es posible que algunas de estas actividades económicas nos den una alegría o estén exentas de tributo. Si no tiene la suerte de contar con un asesor fiscal, sepa que puede ahorrar hasta 2.500 euros en la próxima declaración de la Renta es posible. Por ello, dedicar unos minutos a conocer cuáles son las deducciones que todo contribuyente puede realizar puede suponer un antes y un después en el cálculo de la cita con el fisco.

La factura del agua, la luz, el gas o el teléfono pueden empezar a dar rentabilidad siempre que estos gastos se realicen en la vivienda habitual del empresario o profesional. Consultado por OKDIARIO, Jose Ignacio Lopez-Nicolás, socio director de DOCESA Asesores Fiscales y Financieros, recuerda que “para el ejercicio 2018 se ha recogido en la Normativa del Impuesto una regla objetiva para la deducibilidad de suministros (agua, electricidad, gas, telefonía o Internet) cuando la actividad se realiza en una parte de la vivienda habitual del empresario o profesional”.

“Esta regla objetiva consiste en que los gastos por suministros son deducibles en el porcentaje de aplicar el 30% a la proporción existente entre los metros cuadrados de la vivienda destinados a la actividad respecto a la superficie total” afirma.

¿Tiene una vivienda en alquiler? Amigo contribuyente, puedes aplicar una reducción del 60% en los rendimientos positivos obtenidos por el arrendamiento, cuando el inmueble que se alquila sea la vivienda habitual del arrendatario y tributará como un rendimiento del capital inmobiliario.

López-Nicolás, socio director de DOCESA Asesores Fiscales y Financieros, indica que en el caso de una vivienda alquilada, “con unos ingresos anuales de 8.000 euros y unos gastos de 2.000 euros, supondría un ahorro de 720 euros en la declaración partiendo de la aplicación de un tipo del 20% a la base imponible general del IRPF”.

Los planes de pensiones también gozan de ventajas fiscales, pese a la amenaza del Gobierno de eliminación de las deducciones fiscales que permitían disminuir en hasta 8.000 euros sobre, sus ingresos de trabajo o profesionales. “Si haces aportaciones a un sistema de previsión social podrás ahorrarte impuestos por las aportaciones que realices a este tipo de productos hasta el menor de los siguientes límites: un máximo anual de 8.000 Euros o el 30 % de la suma de rendimientos del trabajo y de actividades económicas”.

Ejemplo: Una persona con una Base imponible general de 40.000 Euros hace aportaciones a su sistema de previsión social por un importe de 8.000 euros.

Rentas que no tributan

Recuerde que están exentas de tributación las retribuciones en especie. Estas retribuciones incluyen el seguro médico que paga la empresa, el caso del cheque-transporte y el cheque-restaurante. Si no ha pactado con su empresa recibir retribuciones en especie que no tributan, puede ser un momento para plantearlo de cara al año que viene.

Fue gracias a una sentencia del Tribunal Supremo que determinó que todas aquellas mujeres trabajadoras están exentas de pagar el IRPF en esta prestación. Asimismo, la sentencia incluye la devolución del importe indebidamente retenida a todas aquellas mujeres que han sido madres entre los años 2014 y 2017.

Cualquier contribuyente que haya sido despedido de manera procedente en este ejercicio y que mantuviera con la empresa una relación laboral (no mercantil), la indemnización no tributa siempre y cuando esta no rebase el límite de 180.000 euros. En el caso de que la relación con la empresa fuese mercantil, entonces sí tributa la totalidad. 

De tratarse de un despido improcedente es necesario que se reconozca en el acto de conciliación para que no sea necesario tributar por la indemnización.

También es necesario contar con una sentencia o acto de conciliación para que las indemnizaciones percibidas por daños personales, ya sean morales, físicos o psíquicos estén exentas de tributación en 2018.

En caso de encontrarse en paro, el contribuyente no debe olvidar que no tributan las prestaciones reconocidas por la respectiva entidad gestora cuando sean percibas bajo la modalidad de pago único. Es decir, cuando la indemnización se destina a emprender un trabajo por cuenta propia o el contribuyente se integra como socio en una cooperativa de trabajo asociado o en una sociedad laboral.