Inicio Actualidad Alberto González, ex dirigente de Vox Málaga, tira de la manta: «Antonio...

Alberto González, ex dirigente de Vox Málaga, tira de la manta: «Antonio Luna me dejó claro que quien mandaba en el partido era él y no Antonio Sevilla»

Alberto González

AD.- Nos preguntamos qué pintaba un hombre de tan férreos principios como Alberto González en un club de bribones mal avenidos y con la dignidad de un lagarto. El protagonista de esta entrevista fue cesado como coordinador de Vox en el municipio malagueño de Mijas, unos dicen que por sus críticas al lobby gay, mientras que nosotros mantenemos que por sus pretensiones obstaculizadoras a que Vox pretenda la llave del tercer  municipio más rico de la provincia para acceder al área de Urbanismo. “Si se prefiere la Concejalía de Urbanismo a la de Seguridad Ciudadana, los asuntos urbanísticos a plantar batalla a los manteros, entonces yo me he equivocado de proyecto político”, señala al referirse a nuestra tesis.

Y es que si algo caracteriza a este Pepito Grillo para la Gestora provincial del partido verde es su compromiso ético con las cosas de valor que merecen la pena defender y por las que exponerse. Nuestro personaje descuella con mucho entre la colección de tibios que tienden a defender intereses particulares antes de nutrir a partidos como Vox de contenido ideológico del bueno. Por eso tantos militantes le consideran una referencia moral que les sirve de fuente de inspiración para enfrentarse a quienes dentro del partido corrompen el poder, falsean los ideales y manipulan las conciencias.

La salvación de España está en la voluntad de las almas que tienen fe. La salvación de España está en personas como Alberto González, no en liliputienses morales como el ex policía Antonio Luna (sic), el que mueve los hilos de la cosa, con la aquiescencia del “chusquero” Jacobo Vázquez.

Alberto González tuvo problemas con la Gestora desde el minuto 1 porque antes se inmolaría que actuar de mamavergas de cualquiera de sus miembros. Entre otras cosas porque este exitoso empresario de 53 años, casado y con tres hijas, dos de ellas universitarias, no concibe la política como un medio de vida y sí como un permanente acto de lealtad y de servicio a España. Alberto González es y será siempre un hombre cabal y un patriota de bien, lo que de ningún miembro de la Gestora alcanzaremos a decir nunca.

– Qué información tiene acerca del posible movimiento de fondo para descabalgar a Antonio Sevilla de la presidencia de Vox Málaga?

No tengo constancia ni por escrito ni de forma verbal de que exista la intención de tumbar a Antonio Sevilla. Ahora, sí puedo dar mi opinión personal. Cuando en Málaga hay un concejal de Fuengirola que tiene colocada de número dos en la gestora a su intimísima y mano derecha, teniendo además información de primera mano, resulta evidente que Antonio Sevilla, el hombre calmado, no pinta mucho en esta gestora. Es un hombre de cartón piedra, cuando los cerditos soplen caerá sin duda alguna.

– ¿Quién cree que mueve los hilos de Vox Málaga?

Yo tengo clarísimo que es el responsable de afiliación, el encargado de buscar los ciento y tres coordinadores, si no recuerdo mal, de la provincia. Este señor, íntimo del señor Ortega Smith y como ya he dicho, con su secretaria de confianza puesta de número dos del partido, evidentemente es la persona que aglutina más poder. Es concejal en el Ayuntamiento más importante, el de Fuengirola, no por la representación obtenida, sino por su tamaño. Todo lo que se hace en Málaga se hace con el beneplácito directo del señor concejal de Fuengirola.

– ¿En alguna ocasión habló usted con Antonio Luna sobre quién ejerce el verdadero poder de Vox Málaga?

Con don Antonio he tenido muchísimas conversaciones, evidentemente no voy a dar detalles… por ahora. El día que deciden cesarme, obviamente ya uno tiene una edad para que le cuenten historias, así que me pareció del todo increíble. No es de recibo que te puedan cesar por un tuit, donde denuncié lo que el partido defiende, por ejemplo, que no se coloquen banderas LGTBI en los ayuntamientos y que los niños son intocables. Los niños no se manipulan ideológicamente, a los niños hay que dejarles crecer y jugar sanos y libres de cualquier manipulación política, mental y sexual. Yo no me he creído nunca, por mucho que me lo hayan dicho, que me cesaran por ese tuit. Lo he tenido muy claro sobre todo a partir de mi cese, tras el cual me ha llovido información de todos los sitios. Por ejemplo, que los intereses inmobiliarios y los intereses económicos de Mijas mueven a muchos partidos, y entre ellos a Vox, por conseguir una cuota de poder, un trozo de pastel. Claro está que para las personas que tenemos valores, nos resulta totalmente inmoral entrar en política con el único fin de llenarnos los bolsillos. Yo pensaba que la política existía para mejorar la vida de las personas y no la vida propia. Me equivoqué.

– ¿Le sorprende que Jacobo Vázquez se haya alineado con Antonio Luna en contra de Antonio Sevilla?

Pues no me sorprende en absoluto. El Team, el equipo que forman Antonio Luna, Jacobo Vázquez, Tomás Fernández y Ortega Smith, es conocido no solamente en Málaga, sino no en otras provincias andaluzas. O sea, tu apoyas a tu equipo y vas en contra de otros equipos, eso resulta más que evidente.

– ¿Es cierto que Antonio Luna llegó a decirle, entre copa y copa, que era él quién mandaba en Vox Málaga y que Sevilla no pintaba nada?

Mi destitución fue en el mismo sitio de mi contratación. En el mismo establecimiento, en el mismo local. Comencé diciéndole al  señor concejal de Fuengirola que no me contara milongas y que fuéramos al turrón. En un momento de la conversación le dije que quien  mandaba en Vox Málaga no era Antonio Sevilla, sino él. Me quedó claro que sí. Su silencio y su sonrisa dejó muy claro que quien manda en Málaga es él. Además, tiene el apoyo directo del ‘chusquero’ (Jacobo Vázquez) y de Tomás Fernández, y consecuentemente de Ortega Smith, que es el máximo responsable del desastre de las diferentes gestoras de España.

– ¿Tiene futuro un partido donde parece que todos traicionan a todos y donde los principios que decían defender han quedado opacados por esta lucha despiadada por el poder?

Ningún partido tiene futuro con muchas fratricidas dentro, colocando a las personas menos preparadas en puestos de responsabilidad, donde la envidia es el deporte nacional y alcanza naturaleza olímpica. En estos casos será bueno que tras el más que cantado fracaso electoral en las próximas andaluzas, el partido ponga pie en pared, haga una renovación, vuelva a sus orígenes, reilusione a las personas, vuelva a defencer que “los españoles, primero”, vuelva a hablar de los diecisiete reinos de taifas; se deje de hablar de Gibraltar, que no es una prioridad y vuelva a captar a todas esas personas que pusieron la ilusión en este partido y que ya no la tienen. Considero que lo peor que te puede pasar con un partido es que te desilusione. Antes de votar a Vox fui votante del Partido Popular. El Partido Popular a mí personalmente me decepcionó, por eso deje de votarle, pero no me ilusionó, porque jamás me ilusioné con el Partido Popular. Sin embargo, con Vox me ilusioné. Su mensaje caló muy hondo en millones de españoles y la valentía de la que se hace gala hay que demostrarla limpiando toda la basura que inunda los cargos orgánicos de este partido.

– ¿Está maniatado Santiago Abascal por Javier Ortega Smith hasta el punto de no querer intervenir en el cúmulo de deplorables acontecimientos que están aconteciendo en Vox Málaga y que le están llevando a ser una fuerza política marginal en Málaga?

Sinceramente no lo sé, lo desconozco pero llama poderosamente la atención que el presidente del partido que representa a millones de españoles, que se ilusionaron con un cambio de rumbo, acuda impasible al desmantelamiento del partido, no solamente en Málaga, sino en el resto de España. El responsable de organización a nivel nacional está claro que es Javier Ortega Smith, y evidentemente, si esto fuera una empresa privada, estaría en la calle. Lo está haciendo muy mal. ¿Por qué el presidente del partido no actúa? Pues se me escapa, no lo sé, pero llama poderosamente la atención.

– ¿Fue usted cesado como coordinador de Vox en Mijas porque representaba una amenaza contra el poder real de Luna y su testaferro político Sáez de Tejada, ya que ambos sabían que usted no era manejable?

Cuando me nombran coordinador de Vox para Mijas, lo hacen en un bar de copas, de buen ambiente, de distensión de colegueo y de ron. En ese ambiente es difícil medir a una persona, y creo que me midieron muy mal. Se equivocaron de todas todas. El gran problema es que cuando se dieron cuenta que no yo no soy un corrupto, ni una persona manejable, que carezco de vicios, y en cambio sí tengo ideas propias y un ideario calcado al del partido en sus inicios, comprendieron que no era la persona indicada para el cargo.

Además, se encontraton con que una encuesta del propio Partido Popular nos daba tres concejales en Mijas, lo que nos permitiría tener la llave del gobierno del tercer municipio más rico de la provincia. Esos tres concejales convertirían al coordinador de Vox en Mijas en uno de los dirigentes con más poder dentro del partido en Málaga. Se alarmaron cuando manifesté en una entrevista que si yo era concejal, exigiría Seguridad Ciudadana y no Urbanismo. ¿Por qué? Porque al frente de la Concejalía de Seguridad Ciudadana se puede plantar batalla a los okupas, a los manteros y a las redes del narcotráfico. Obviamente eso no lo podían permitir, sobre todo porque se convencieron de que yo no era un corrupto y que, por consiguiente, no podrían controlarme.

Publicidad