Alcácer resucita en Dortmund: hat-trick en media hora y golazo en el 95′

4

Paco Alcácer vive uno de los mejores momentos de su carrera en el inicio del erasmus que el Barcelona le ha concedido en Dortmund. El delantero valenciano lideró la victoria del Borussia ante el Ausburgo en el Signal Iduna Park, y lo hizo ni más ni menos que con un hat-trick en poco más de 30 minutos de juego, y un golazo de falta en el 95 que puso el 4-3 definitivo para delirio de la grada, que alucina con su nuevo héroe.

Favre le dio la alternativa a Alcácer, que partió desde el banquillo después de haber sido titular en el último compromiso de los borrusser en Champions League frente al Monaco. Era el minuto 59 de encuentro y el Dortmund caía por 0-1 cuando Paco entró por un falso nueve como Philipp. El primer balón que tocó fue dentro. La sequía de los germanos dio paso a una vorágine de ataques que buscaron constantemente a su ariete, que minutos después volvía a empatar el encuentro, esta vez a dos goles, con un remate de nueve puro que se coló por el palo corto de la portería defendida por Luthe.

El encuentro volvió a firmar tablas después de los tantos de Gotze y Gregoritsch, y una vez en el descuento una falta que debía cerrar el partido fue convertida de forma magistral por Alcácer, que en una semana ha vuelto a la selección con Luis Enrique y se ha confirmado como uno de los jugadores más en forma de la Bundesliga, donde a pesar de estar de prestado espera, si continúa con las buenas sensaciones, quedarse mucho, mucho tiempo.

Los porcentajes de Alcácer son de otro mundo. En sólo cuatro partidos jugados con el Dortmund, Paco ha anotado siete goles, con un tanto por cieto descomunal de un gol cada 14 minutos en la Bundesliga. En la Champions League, el delantero propiedad del Barcelona completó su primer partido entero frente al Monaco, en el que también colaboró a la victoria con un gol.

Achraf también destaca 

Mención especial merece también la actuación de Achraf Hakimi, jugador cedido por el Real Madrid en el Borussia. Desde el lateral derecho, el marroquí se ha destapado como un arma ofensiva de primer nivel para Lucien Favre, que podría seguir dando minutos a un jugador que aún tiene mucho que demostrar en la élite tras una temporada gris en el Santiago Bernabéu.