Alerta por la “difusión masiva” de imágenes de la violación de los Sanfermines

38

La Policía Foral de Navarra ha alertado de la “difusión masiva”, a través de las redes sociales, de fotogramas de los vídeos de la supuesta violación grupal de una joven madrileña ocurrida durante los Sanfermines del 2016. Este acto puede constituir un delito contra la intimidad. Antes de iniciar el juicio contra los cinco miembros de ‘La Manada’ acusados de esta agresión sexual, el tribunal ya advirtió de que debían preservarse los datos y la identidad de la muchacha. Los magistrados también decidieron proteger la imagen y el nombre de los procesados que fueron detenidos a las pocas horas de los hechos en Palmplona y permanecen en prisión a la espera de que se dicte sentencia. Esta decisión provocó una fuerte polémica.

Dos medios han publicado fotogramas de la grabación que hicieron los acusados de la violación grupal. De ahí que a través de su cuenta de Twitter, la Policía Foral se hace eco de la divulgación de las citadas imágenes y advierte a quienes las difunden de que “adquieren responsabilidad penal por delito contra la intimidad, recogido el artículo 197.7 del Código Penal”.

Esas imágenes podrían haber sido extraídas del sumario del caso enjuiciado en la Audiencia de Navarra el pasado mes de noviembre, en el que cinco jóvenes sevillanos han sido juzgados por la supuesta violación en grupo de una joven madrileña en un portal de la capital durante las fiestas de San Fermín. 

Los hechos fueron grabados por los acusados, conocidos como ‘La Manada’ por el grupo de Whatsapp que compartían con otros jóvenes, y difundidos entre sus amigos. Esos mismos vídeos fueron visionados durante el juicio celebrado a puerta cerrada, excepto en las dos últimas sesiones, correspondientes a las conclusiones, que fueron abiertas al público. Los agentes de la Policía Foral que analizaron las grabaciones aseguraron en la vista que la joven permaneció con los ojos cerrados y en actitud “neutra y pasiva”.

Los siete vídeos de 96 segundo en total han estado siempre en poder del juzgado y ahora del tribunal que debe dictar la sentencia. No han tenido copia de ninguno de ellos las partes personadas en el proceso, ni las acusaciones, ni las defensas. Sin embargo, en el sumario sí que hay fotos extraídas de dicha grabación que son las que se han filtrado. En la causa también hay dos fotos que fueron tomadas por los acusados durante la presunta agresión sexual.