Inicio Actualidad Andar con libertad

Andar con libertad

Artículo 625. Un buen amigo me enseñó hace años que si los sueños son el norte y se cumplen, entonces debes ir al sur. Saber cambiar de dirección vital es básico para no toparse ni con la tristeza ni con la reiteración. Hace poco, una dama de 87 años, vecina de mi barrio, me habló también de las líneas de la vida. Ella lo enfocó desde otro punto de vista pero sonaba bastante parecido. Me contaba que por las noches, ha trazado una línea mental con la cama de su difunto marido, para que el frío del colchón de él no traspase el suyo. Y añadió: «una cosa es el dolor frío del recuerdo y otro menos sofisticado, el del invierno».
Aquello me pareció un buen tema para un artículo pero de repente dijo… Casi os lo cuento después de lo mejor de mi semana.
Tercer puesto. ‘Un momento en común’, escrita y dirigida por Mikko Mäkelä. Una bella película sobre las diferencias con una perfecta resolución que te desarma.

Segundo lugar. ‘Contes’ de Pere Calders (Rosa del vents). Bellamente ilustrado por Ignasi Font, esta recopilación de cuentos del maestro te atrapa, te dulcifica frente al mundo y te hace sentir mejor persona.

Primera posición. ‘El hormiguero’. La entrevista de Pablo Motos al doctor Pedro Cavadas fue de una belleza y sinceridad brutales. Estoy seguro de que todas esas certeras lecciones se
depositaron en mucha gente que virará su dirección vital en busca del respeto consigo mismo y los demás. 
Y volviendo a la dama, lo último que me contó es que ahora cuando va por la calle, para evitar sufrir ningún percance con tantos objetos con ruedas que se le cruzan a pocos
centímetros, toma una dirección fija y no se desvía ni un solo milímetro ni hace cambios bruscos de dirección. Y añadió: “Mi mala movilidad está condicionada por la velocidad
de los que sí la poseen”.
No debiera ser así, las personas de 87 años han pasado por demasiado para no poder hacer lo que les rote por la calle. Deberíamos solucionarlo. ¡Feliz domingo!