Anna Muzychuk, doble campeona mundial, renuncia a defender sus títulos en Arabia Saudí

23

Anna Muzychuk, doble campeona mundial de ajedrez en las modalidades de partidas rápidas y relámpago, ha anunciado que renuncia a defender sus títulos, dado que tendría que hacerlo en Arabia Saudí. «Estoy preparada para mantener mis principios», ha afirmado la ajedrecista ucraniana en Facebook, para «no sentirme una criatura de segunda». La gran maestro de 27 años añade que no le ha tentado el dinero, pese a que con su participación esperaba ganar «más que en doce torneos juntos». Su hermana Mariya (otra excampeona que ya renunció a jugar la Copa del Mundo en Irán) tampoco participará en el dobe Mundial, al igual que siete jugadores de Israel que, según denuncia su federación, no han recibido el visado.

El Campeonato del Mundo, que tendrá lugar del 26 al 30 de diciembre, empezó con algún dato esperanzador, ya que la organización anunció el mes pasado que, por primera vez en la historia, no se exigiría a las mujeres llevar ninguna prenda obligatoria, como la hiyab. Este «acuerdo histórico» imponía algunas normas de vestuario, pero acababa con la discriminación vivida en la última Copa del Mundo.

Las cosas se torcieron después con la delegación israelí, que no pudo disfrutar de una excepción similar. Su asistencia al torneo, informa Efe, hubiera sido la primera ocasión en la que Arabia Saudí habría albergado a ciudadanos israelíes, toda vez que el reino no reconoce a Israel y no mantiene relaciones con el Estado hebreo. Israel Gelfer, vicepresidente de la FIDE, explicó desde Atenas que los visados no han sido expedidos y «no se expedirán», pero que el torneo seguirá adelante como estaba planeado.

La renuncia de Anna Muzychuk, especialmente grave al tratarse de la campeona vigente, termina de enturbiar las aguas nunca cristalinas del ajedrez mundial. Esta fue su declaración, escrita el pasado 23: «En unos pocos días voy a perder dos títulos de campeona mundial, uno tras otro. Solo porque he decidido no ir a Arabia Saudí. No jugar con las reglas de otro, no llevar abaya –la túnica larga que se lleva en los países árabes–, no ser acompañado al salir y no sentirme una criatura de segunda. Hace exactamente un año gané estos dos títulos y era la persona más feliz del mundo, pero esta vez me siento realmente mal. Estoy lista para defender mis principios y saltarme el torneo, donde en cinco días esperaba ganar más que en una docena de torneos juntos. Todo eso es molesto, pero lo más inquietante es que no le importa realmente a casi nadie. Este es un sentimiento realmente amargo, pero no tanto como sería cambiar de opinión y de principios. Igual para mi hermana Mariya y estoy muy feliz de compartir sus puntos de vista. Y sí, para esos pocos que se preocupan, ¡volveremos!».

En el Mundial si participarán el número uno y campeón del mundo de ajedrez clásico, Magnus Carlsen, y la mayoría de estrellas, como Sergey Karjakin (campeón de ajedrez relámpago), Vassily Ivanchuk (campeón de partidas rápidas), Levon Aronian, Shakhriyar Mamedyarov y Vishy Anand, entre cerca de 180 grandes maestros.

La bolsa de premios suma un total de dos millones de dólares.