Anna Prats y Xavi Álvarez: «Todos somos héroes de nuestras vidas», por Carme Escales

Xavi Álvarez (Barcelona, 1978) estudió pedagogía, psicología y también arte dramático. Porque cada vez que iba al teatro lo pasaba fatal sentado en una butaca del público. No supo por qué lo pasaba tan mal hasta que subió al escenario a actuar. Allí entendió que él deseaba actuar, quería estar en el escenario. Y allí fue, además, donde acabaría conociendo a su actual pareja, Anna Prats (Barcelona, 1981). Ella a los 10 años ya sintió que el escenario es su hábitat preferido. Anna y Xavi se conocieron ensayando la obra Quina vida, dirigidos por Roger Pera. Hoy narran vidas de gente corriente que también escenifican.

–¿Cómo surgió la idea de hacerlo?
–(Anna) Fue el regalo que pensamos para nuestro sobrino. Cuando cumplió un año, creamos un audiocuento en el que él era el protagonista. Y fue un éxito. La gente empezó a pedirnos cuentos personalizados.

–¿Son recorridos de toda una vida o les piden también recrear ciertos episodios?
–(Xavi) Sí, muchos son para el aniversario del abuelo o abuela. En la celebración les ponen el audiocuento como sorpresa. Pero también hay parejas que nos piden uno para regalarlo al cónyuge o como regalo sorpresa de boda. Una chica nos pidió uno para pedirle un hijo a su pareja, y un chico nos pidió otro para pedir matrimonio a su novia.

–Emociones a flor de piel, imagino.
–(Anna) Sí, nosotros decimos que son psicomágicos. Creemos mucho en la transmisión oral porque requiere un trabajo de reflexión previo. Cuando empezamos a hacerlos sentimos que con la excusa del cuento conectábamos con algo muy trascendental. Un abuelo habla de sus vínculos con la familia y expresa cosas habladas y otras nunca dichas. Son como cuentos en torno a una chimenea.

–¿Cómo consiguen la información del abuelo o abuela o del protagonista para que sea sorpresa la realización de su cuento?
–(Anna) Siempre hay alguien de la familia que nos lo encarga, que se ocupa de completar un extenso cuestionario que preparamos. Cuantas más respuestas nos dan, más material tenemos para crear la historia. A veces se hace a través de los nietos, con la excusa de una redacción o entrevista con uno de sus abuelos, para la escuela. Consiguen mucha información. Las verdades familiares afloran en nuestros cuentos. Y eso es terapéutico. Todo empieza como un juego y acaba con una historia humana de 7 a 11 minutos.

–¿Cómo se distribuyen la creación?
–(Xavi) Yo me inspiro y escribo las historias y Anna hace de frontón, desenreda si hace falta, y hace la locución y la edición. Cuando nuestros hijos –de 6 años y de 2 meses– duermen, nosotros nos ponemos con ello.

–En www.latevavidaesunconte.com hacen protagonista a gente que se siente normal y corriente. Es más que un regalo.
–(Anna) Sí, todo el mundo es héroe de su vida. Eso le da el punto fantástico al cuento que creamos y a la vida que lo inspira. Haría falta hacerlo más, detenernos y pensar que todos somos protagonistas y héroes.

–Esa es la magia del teatro que siguen haciendo a través de sus compañías [www.cialaniñabonita.com (infantil) y www.sotaminims.net (para adultos)]. Interpretan lo que desean. ¿Qué hallan en el escenario?
–(Xavi) En el fondo, como en todo arte, buscas tu propia verdad. A mí me ayuda a entenderme, soy mil veces más feliz estando conectado con el arte. Pones la vida de pie.
–(Anna) Hay mucha vida en todo aquello que no se ve ni se percibe, vida auténtica, y en el teatro emerge todo lo que no se ve pero que sí llega al público.

–¿Cómo se dan a conocer?
–Hasta ahora el boca-oreja nos ha ayudado mucho. Como hacemos bastantes bodas y representaciones de los cuentos ante grupos, al vernos surgen más encargos.

Loading...