«Antes de abrir nuevas farmacias hay que consultar muy bien las zonas donde se quiere convocar»

La presidenta del Colegio de Toledo, Ana María Rodríguez, defiende que el sector está contribuyendo también al ahorro en el sistema sanitario

Tras un largo periodo fuera de la actualidad de primera línea, en la última semana el colectivo farmacéutico de la región ha vuelto a ser noticia. Por un lado, desde la Federación Empresarial Toledana (Fedeto) se advirtió de la complicada situación por la que atraviesa el sector farmacéutico en la región en el medio rural, debido entre otras cosas al recorte en los márgenes de los medicamentos, lo que dificulta poder llevar el actual sistema de farmacia hasta el último rincón de una comunidad muy amplia y con problemas de despoblamiento. Por otro lado, el Ejecutvo regional ha anunciado un nuevo concurso para instalar más farmacias, al tiempo que se ha dado a conocer el trabajo de las denominadas «farmacias centinelas» para detectar el buen funcionamiento en la dispensación de las medicinas entre la población.

La presidenta del Colegio de Farmacéuticos de Toledo, Ana María Rodríguez, repasa en ABC la situación del sector en este momento.

-¿Cuáles los problemas relacionados con la bajada de precios de medicamentos, la reducción de márgenes de negocio, medidas temporales para racionalizar el gasto, etc?.

-Ese es un diagnóstico que se repite o se lleva repitiendo desde hace varios años. La situación de la farmacia en Castilla-La Mancha va atravesando cierta dificultad en el sentido de que nos encontramos con una población cada vez más envejecida y además los núcleos en los que se encuentran las farmacias se van despoblando porque la gente se concentra en las ciudades. Y en ese escenario, la farmacia rural está atravesando una época de dificultades porque la población se va perdiendo. A eso se añade que las medidas de contención del gasto son constantes, y en esta dinámica las farmacias son una diana para ir recortando, en este caso en el mediacamento. Asimismo, de un tiempo a esta parte hay innovaciones que no tienen que ver con la farmacia tradicional sino con la farmacia hospitalaria, y eso es otro factor importante a tener en cuenta. Por tanto, sí que realmente la situación económica de las farmacias no es ni mucho menos boyante, sino que se ha convertido en un puesto de trabajo que cada cual defiende con toda su profesionalidad y muchísimo cariño al paciente.

-Entonces ¿Cuál es la radiografía de la farmacia en la región?

-Hay farmacias que tienen mayor poder adquisitivo y de ingresos, pero en Castilla-La Mancha, con una demografía como la que tenemos y una geografía con sus peculiaridades, somos la comunidad autónoma que tiene más farmacias por habitante después de Navarra y junto con Castilla y León, y eso quiere decir que el 98 por ciento de la población tiene una farmacia prácticamente al pie de su casa y además hay que tener en cuenta que aquí los módulos poblacionales son de unos 1.600 habitantes por oficina farmacia.

-Pese a ello, la Junta ha anunciado un nuevo concurso para sacar nuenas farmacias en la región…

-Es cierto que por sistema administrativo está contemplado sacar nuevas convocatorias de oficinas de farmacia en las zonas en las que aumente la población. Pero en este punto lo que hemos pedido y hemos trasladado al consejero es que antes de sacar nuevas oficinas de farmacia se estudie muy bien el mapa farmacéutico y las zonas donde se quiere convocar una nueva oficina de farmacia. No podemos centrarnos solo en el número de habitantes, sino en una serie de conceptos de tipo sanitario, porque en el caso de las farmacias no consiste en que suban los habitantes y ya cabe otra farmacia y con eso hemos acabado. Eso no es así porque, para empezar, estamos hablando de un establecimiento sanitario, y habrá zonas en las que los habitantes no sean muchos y sin embargo se requiera una farmacia porque hay que llevar esa prestación, y otras en las que por la situación geográfica no permite más aperturas porque no hay distancia o está todo concentrado en determinadas zonas, ya que la situación geográfica de Castilla-La Mancha ha evolucionado mucho. De manera que toda la parte del corredor del Henares o de La Sagra son zonas que crecen un poco más, pero hay que ver cómo crecen, porque puede ser a base de urbanizaciones o núcleos dispersos que tampoco dan para tener una farmacia porque son poblaciones dormitorio. Creo que aquí se sacará el nuevo concurso de acuerdo con las normas administrativas, pero antes de sacarlo hay que analizar muy bien dónde se sacan las nuevas oficinas porque al fina lpodemos tener farmacias que no pueden sobrevivir o de viabilidad económica comprometida, a las que al final hay que ayudar. Por tanto, habrá zonas donde tiene que haber una farmacia porque la prestación hay que llevarla, sea o norentable, y otras zonas en las que habrá que estudiar si realmente, aunque haya habitantes, hay que sacar esa oficna de farmacia.

Afianzar el sistema

-En base a todo ello ¿Cree que en zonas rurales deprimidas en este momento puede estar en riesgo el actual modelo de atención farmacéutica?

-Hay muchos puntos en los que la prestación farmacéutica tendría que llevarse a cabo no por una oficina de farmacia, pero sí por un botiquín, porque la oficina de farmacia implica una estructura que económicamente no es viable, ya que las medidas que se han hecho en la oficna de farmacia comunitaria de contención del gasto en medicamentos han sido muy fuertes y esas farmacias no tienen otros ingresos por el tipo de población. En ese sentido, claro que se pone en riesgo el modelo farmacéutico, por eso es muy importante buscar cómo establecer esa prestación. Quizá la oficina no es la estructura adecuada, pero sí un botiquín que dependa a su vez de otra oficina de farmacia. Pero además, si en lo que el sistema sanitario se basa es en llevar el medicamento a los confines de la geografía regional eso tiene un coste y por ese coste al final nosotros no cobramos un sueldo, sino que vivimos de esa dispensación y de lo que nos deja. Y para llevar el medicamento a esa zona tiene que haber una persona que lo dispense.

-¿Ha abordado el colectivo farmacéutico esta cuestión con la Junta?.

-Precisamente hoy (viernes) hemos hablado de que vamos a pedir una reunión para hablar sobre este tema. En diversas ocasiones hemos presentado informes sobre la oficina de farmacia en Castilla-La Mancha, y a hora de lo que se trata es de que tengan en cuenta todas esas premisas que he expuesto anteriormente.

-¿Ha abordado el colectivo farmacéutico esta cuestión con la Junta?.

-Precisamente hoy (viernes) hemos hablado de que vamos a pedir una reunión para hablar sobre este tema. En diversas ocasiones hemos presentado informes sobre la oficina de farmacia en Castilla-La Mancha, y a hora de lo que se trata es de que tengan en cuenta todas esas premisas que he expuesto anteriormente.

-Campañas como la que la Junta puso en marcha sobre el uso responsable del medicamento, ¿han tenido el efecto que se buscaba?

-La educación del paciente en cuanto al uso racional del medicamento siempre es eficiente. Y eso es algo que se hace en la farmacia desde siempre porque en todas las farmacias te vas a encontrar un personal sanitario que va a tratar de que se tome el medicamento correctamente para la patología correspondiente y que no haya ningún abuso ni duplicidades con otros medicamentos. Las campañas que hace la administración son eficientes y donde mejor pueden tener une eficacia es en las oficinas de farmacia.

-Las farmacias centinelas ¿cree que están haciendo una función eficiente?

-Sí. Es un programa que lleva funcionando varios años, igual que en Castilla y León o en Cataluña. Según los resultados, se ha puesto de manifiesto que cerca del 55 por ciento de las notificacionesde errores que ha habido eran en la prescipción, y esos errores no han llegado al paciente porque ha intervenido el farmacéutico. De no ser así hubieran causado un daño y hubiera ingresado en Urgencias o en un servicio hospitalario.¿ Qué hemos consegudio con ello? Primero, que el paciente no sufra ningún error médico, al mismo tiempo que el paciente no genere ningún gasto en el sistema sanitario. Por lo tanto, creo que es un sistema muy válido y que ha demostrado su eficacia, por eso la administración quiere seguir con ello.

Por último, Ana María Rodríguez señala que «las farmacias hoy día no realizan lo que es una dispensación pura y dura, sino una dispensación farmacéutica integrada. Prueba de ello son el programa centinela y el programa de seguimiento farmación terapéutico que iniciamos en Toledo y que han seguido otras provincias de la Comunidad, cuyos datos de ahorro económico y de mejora de calidad han sido extraordinarios. Y como esos hay otros programas de riesgo cardiovascular. En definitiva, la farmacia está trabajando mucho por la salud del paciente y todo ello contribuye también al ahorro del sistema, que no debe basarse solo en medidas de recorte del margen del medicamento. Si no, toda esta labor de ahorro no se podría llevar a cabo».