Inicio Actualidad Argelia cesa al ministro que ordenó congelar el comercio exterior con España

Argelia cesa al ministro que ordenó congelar el comercio exterior con España

El presidente argelino, Abdelmadjid Tebboune, ha cesado este martes al ministro de Finanzas, Abderrahman Raouya, sin ofrecer más detalles sobre los motivos de su destitución, según ha anunciado la Presidencia.

Raouya ocupó este puesto durante cinco meses en 2020, y actualmente desde febrero, y también durante la época del antiguo presidente Abdelaziz Bouteflika.

En un comunicado, la fuente precisó que el Jefe de Estado firmó un decreto presidencial que pone fin a las funciones de Raouya, e instruyó al secretario general del Ministerio de Hacienda, Brahim Djamel Kessali, para asegurar el cargo de manera provisional.

La misma fuente indicó que la decisión fue tomada «de conformidad con lo dispuesto en el artículo 91, numeral 7 de la Constitución» y tras consultar con el primer ministro, Aïmene Benabderrahmane, según ha adelantado Efe.

Esta decisión se toma en plena crisis diplomática y económica entre Argelia y España  muy pocos días después de que la Asociación Profesional de Bancos y Establecimientos Financieros (ABEF), organismo que depende del citado Ministerio, ordenara la congelación «inmediata» de las domiciliaciones bancarias relacionadas con las operaciones de comercio exterior de productos y servicios desde y hacia España.

[Argelia estrecha lazos con Alemania e Italia mientras Calviño le acusa de «estar alineada con Moscú»]

La ABEF envió́ una carta a sus asociados requiriendo la congelación de las domiciliaciones bancarias para el pago de las operaciones de comercio exterior (importación y exportación) con España.

La carta de la ABEF iba dirigida a todos los directores de los bancos y establecimientos financieros argelinos y en ella se solicitaba que la congelación de las domiciliaciones bancarias que afectan al comercio con España comenzara a aplicarse a partir del 9 de junio, lo que imposibilita las exportaciones desde España a Argelia desde esa fecha. En principio, se podría entender que las domiciliaciones hechas con anterioridad a esa fecha no deberían quedar afectadas.

El ministerio de Industria, Comercio y Turismo mantiene en una nota informativa sobre las implicaciones de la medida bancaria de Argelia en el comercio bilateral, a la que ha tenido acceso EL ESPAÑOL, que «las operaciones tienen que pasar necesariamente por el Banco Central, por lo que este último tiene la potestad de bloquear cualquier pago o cobro», tal y como informó Sonia Moreno.

En Argelia todas las operaciones de importación de bienes y servicios exigen domiciliación bancaria. Esto implica abrir una cuenta en un banco para que se pueda hacer el pago en divisas. Sólo se exceptúan las operaciones de importe equivalente a 100.000 dinares (alrededor de 650 euros), en valor FOB. Es decir, el valor de la mercancía puesta a bordo de un transporte marítimo.

[Bruselas ve «muy preocupante» la ruptura y exige a Argelia que dé marcha atrás]

En la práctica, esto obliga al importador a depositar el valor de la mercancía en el banco, independientemente del medio de pago acordado con el exportador, a través de un crédito documentario, una remesa documentaria o una transferencia bancaria.

En el caso de productos destinados a la venta sin transformación, la domiciliación debe hacerse al menos 30 días antes del embarque de la mercancía y por un importe del 120% de la factura. Para el resto de productos importados no existe plazo fijado para la domiciliación bancaria y el importe es del 100%.

El ministerio advertía en la nota informativa de que esta decisión «puede imposibilitar las exportaciones desde España a Argelia, por lo que las autoridades de Comercio de España y de la Comisión Europea están trabajando en una respuesta conjunta frente a esta medida discriminatoria contra España».

Publicidad