Argentina espera con bajas a Chile, su verdugo en la Copa América

Apostar a la actitud. Esa parece ser la receta del entrenador del seleccionado argentino Edgardo Bauza para allanar el camino al mundial de Rusia 2018, un camino que hasta ahora se le presenta bastante pedregoso y lo encuentra en el puesto de repesca. La albiceleste está a ocho puntos del líder, Brasil y a sólo uno del cuarto puesto y la clasificación directa, hasta hoy en manos de Chile, su próximo rival. Pero lo que más preocupa a sus aficionados es que el equipo aún no puede articular un juego asociado entre sus creadores y la falta de puntería de sus atacantes a la hora de anotar goles comienza a sentirse y pone en jaque nombres propios que parecían intocables. El recambio de jugadores no termina de concretarse y con el correr de los meses se hace cada vez más necesario. El técnico ha decidido mirar para adelante.

“Después de ganar el Mundial no sé a qué me voy a dedicar”, dijo Bauza en una entrevista al diario La Nación días atrás, aún sabiendo que la clasificación al máximo certamen de selecciones no está asegurada (ni mucho menos). El entrenador que levantó dos veces la Copa Libertadores de América abandonó -al menos por un rato- el perfil bajo que siempre lo caracterizó y por el que muchos todavía dudan de su temple para dirigir un plantel repleto de estrellas, con Lionel Messi a la cabeza. “Veo a la Argentina en la final del Mundial. Me imagino que contra un europeo, tal vez Alemania, y me imagino a Lionel Messi levantando la Copa”, vaticinó Bauza. El rosarino no deja de dar motivos para que los argentinos confíen en él, en la presente temporada de liga ha convertido 25 goles en igual cantidad de partidos jugados. La estadística es todavía mejor en Champions, donde conquistó 11 tantos en siete partidos jugados. Pero el problema nunca fue Messi.

Todos los entrenadores que pasaron por la selección nacional adolecieron del mismo problema: encontrar los compañeros ideales para el crack, sobre todo, en ataque. Bauza no es la excepción y a sabiendas de que el cuestionamiento a Gonzalo Higuaín, Ezequiel Lavezzi y Sergio Kun Agüero crece casi al ritmo de la inflación -sobre todo luego de las dos finales de Copa América perdidas con Chile-, se ha decidido a convocar nuevas caras. El primero fue el delantero que ahora brilla en el San Pablo de Brasil, Lucas Pratto, convocado en septiembre de 2016 y que ya pagó con dos goles, ante Venezuela y Colombia, en el último partido jugado por la albiceleste, en San Juan, con victoria por 3 a 0. Fue justamente Messi el que envío el centro que el atacante de 28 años conectó de cabeza para mandar a la red. Para esta nueva doble jornada de eliminatorias sudamericanas, en la que Argentina recibirá a Chile en Buenos Aires el 23 de marzo y visitará a Bolivia en La Paz, el 28, Bauza ha vuelto a convocar a Pratto, aunque todavía no está definido quien se quedará con el puesto de centro delantero, por el que compite con Higuaín y Agüero.

La confianza de Bauza va más allá de lo fáctico, incluso, el entrenador ya está pensando en la lista de convocados para la cita en Rusia. Aseguró que el jugador que ya tiene asegurado un lugar en su equipo es el delantero de Juventus, Paulo Dybala. “Yo lo voy a llevar al Mundial, pero veo que él no se siente importante… Tímido, ahí. Tiene 24 años ya, no tiene 18 o 19. Yo le doy manija todo el tiempo, porque para mí es un jugador impresionante”, aseguró el Patón, con tanta mala suerte que a 48 horas de sus dichos, el cordobés salió por lesión del estadio Luigi Ferraris y no pudo completar el partido en el que su equipo derrotó a Sampdoria por la liga italiana. No obstante, Dybala igual viajó a Argentina ya que se trataría de una simple molestia muscular. Los médicos de la selección tienen la última palabra. Por las dudas, la estrella de River Plate, Lucas Alario, tiene el móvil encendido para una convocatoria de último momento.

Pero Bauza sabe que si los resultados no lo acompañan, deberá seguir probando jugadores. En ese sentido, el que lleva todos los números consigo es Mauro Icardi, artillero del Inter de Italia y resistido por la mayoría de los jugadores desde que inició su relación con la modelo Wanda Nara, cuando ésta era pareja de Maxi López, de buena relación con el plantel argentino. “Yo le dije (a Icardi) ‘Quedate tranquilo que si le pasa algo a Higuaín o Pratto te voy a llamar’. El pibe está feliz, tranquilo, no tiene problemas. Yo le reiteré que en cualquier momento le puede tocar, y le aclaré que nadie en la Selección tiene problemas con él”, dijo el entrenador. Un hombre que, ante todo, es un optimista.

Loading...