Artur Mas da un “nuevo paso al lado” para “no frenar” el proyecto de JxCAT

Artur Mas deja la presidencia del PDeCAT. La noticia que saltaba al mediodía de este martes la ha confirmado el propio Mas por la tarde en una rueda de prensa extraordinaria, en la que ha explicado sus razones para dar este “nuevo paso al lado”, como él mismo lo bautizado, dos años exactos después de que se apartara también como aspirante a la Presidència de la Generalitat. Un paso al lado que, ha aclarado, no significa la retirada definitiva de la política, aunque sí de la primera línea.

Tras aclarar que se ha tratado de una decisión “meditada” y no “precipitada”, y que incluso ya lo había comunicado al president Puigdemont, a la dirección del PDeCAT y a personas de su máxima confianza el pasado verano; Mas ha esgrimido dos motivos para este nuevo paso. Por un lado, ha subrayado que no quiere resultar un obstáculo en la “nueva etapa” que se abre en el partido tras el “buen resultado” que obtuvo la candidatura de Junts per Catalunya (JxCat) y que encabezó Puigdemont.

Niega que su decisión sea un mensaje para Puigdemont y asegura que el éxito de JxCAT el 21-D “acelera” el proyecto del PDECat

Mas ha subrayado que JxCat fue el resultado de la fuerza de un partido, el PDECat, y de la incorporación de personas “más allá del partido” convencidas por Puigdemont. A su juicio, ha resultado una fórmula de éxito en las urnas, de manera que “abre una posibilidad de oro para que el PDeCAT tenga tiempo para ensanchar la base” y se “acelere” el proyecto “por el que nació”.

Por estos motivos, Mas entiende que en esta nueva etapa “se requieren nuevos liderazgos” y “dejar el espacio libre para que determinadas personas encabecen el proyecto de cara al futuro”. “No quiero que mi presidencia pueda ser un freno de cara a la expansión natural, y ahora quizás más acelerada, de este proyecto”, ha sentenciado.

Mas, en el momento de comunicar a los medios de comunicación su decisión
Mas, en el momento de comunicar a los medios de comunicación su decisión (Josep Lago / AFP)

Pero, ligada a la primera, existe otra razón que le ha llevado a apartarse en estos momentos, y que es el calendario judicial que el ex president tiene que encarar en los próximos meses. Mas ha recordado que se encuentra “condenado e inhabilitado por el 9N” y que el Tribunal Supremo debe ratificar la condena en los próximas semanas, algo que ha dado por hecho.

Pero es que además sigue pendiente de juicio por el Tribunal de Cuentas también por el 9N y pronto deberá afrontar una nueva causa judicial. Mas ha asegurado que en los próximos días va a tener que declarar como investigado en la causa ampliada del 1-O que instruye el juez del Tribunal Supremo, Pablo Llarena, y en la que está imputado todo el Govern de Puigdemont en pleno, parte de la Mesa del Parlament y los presidentes de las entidades soberanistas, en otros. El ex presidente catalán ha calificado de “inverosímil e inconcebible” que también se le procese por este caso.

Toda esta situación jurídica, ha dicho, le resta “margen de maniobra” en el “corto plazo” y le invita a dejar la presidencia del partido para no limitarle en esta nueva etapa.

El calendario judicial también ha influido en la decisión de Mas: en unos días será citado como investigado por su participación en el 1-O, algo que ha calificado de “inverosímil e inconcebible”

Mas ha añadido que no es una decisión que toma “contento” pero sí de forma “firme e irrevocable”. Además, entiende que ha hecho así “honor” a los principios que le han guiado en su trayectoria política, que han sido priorizar “primero, el país; después, el partido, y finalmente, la persona”.

El ex president de la Generalitat ha aclarado que su decisión no supone su retirada definitiva de la política activa, aunque sí de la primera línea. Sin embargo, ha mantenido que va a seguir “muy implicado y comprometido” en el proyecto del partido.

Mas ha salido al paso de las informaciones que vinculan su “paso al lado” con supuestas discrepancias con el presidente de la Generalitat cesado, Carles Puigdemont. “Mi decisión no es un mensaje a nadie y menos al president Puigdemont”, ha subrayado Mas, que ha subrayado que nunca ha cuestionado “en público” a Puigdemont, aunque haya podido haber diferentes puntos de vista.

Mas ha negado también que su decisión tenga que ver con el hecho de que en seis días se haga pública la sentencia del caso Palau: “CDC ya pagó el precio más alto, su liquidación”

Mas, que ha eludido responder sobre qué pasos debe dar Puigdemont en los próximos días y ha añadido que respetará cualquier decisión que tome, ha defendido que el PDeCAT y el proyecto de JxCAT son complementarios.

Finalmente, Mas ha negado también que su decisión tenga que ver con el hecho de que en seis días se haga pública la sentencia del caso Palau, que fallará sobre la presunta financiación irregular de CDC. A su juicio, el partido “ya pagó el precio más alto” por este caso, como fue el de su desaparición. “Hay muchos partidos que tienen problemas vinculados con la corrupción, pero ¿qué partido ha desaparecido? Ninguno. CDC, sí, y lo decidió la propia gente de CDC”, ha defendido.

Loading...