Inicio Actualidad Así trata Bildu a la policía en sus municipios: efectivos bajo mínimos...

Así trata Bildu a la policía en sus municipios: efectivos bajo mínimos y sin medios para «poder trabajar»

Trece policías de una localidad navarra gobernada por Bildu han decidido romper el silencio. El municipio es Ansoáin. Y los agentes, ante la «imposibilidad de trabajar» han elaborado una carta para dar a conocer la situación real que viven bajo el mando de los proetarras.
Los agentes lo dicen con claridad. Lo único que quieren es «trabajar». Poder desarrollar su función de garantía del orden público. Pero el problema radica en que, cuando eres un partido proetarra plagado de etarras no te gusta el orden público. Prefieres el miedo y la ausencia de libertad. Y, en ese contexto, Bildu lo último que haría sería dar seguridad y medios a los policías.

Bildu manda en este territorio desde hace ya cinco años. Y el mecanismo de eliminación de la capacidad de actuación de la policía ya tiene un efecto más que visible. «Somos trece patrulleros que cada día, las 24 horas del día, 7 días de la semana, 365 días al año ofrecemos servicios profesionales para el pueblo». Allí tienen que atender a cuestiones carentes en principio de cualquier visión política o ideológica. «Desde peleas, actuaciones de violencia de género, animales perdidos, auxilio a personas desamparadas, personas en parada cardiorrespiratoria, abuso a menores de edad, accidentes de tráfico, recogida e investigación de denuncias, retirada de vehículos de la vía pública, eventos masificados como conciertos, fiestas de navidad…».

Pero, de nuevo, el problema es que todo a lo que se dedican los agentes sí tiene ideología para Bildu. Porque los proetarras no quieren la garantía de las libertades. Quieren lo contrario.

«Por todos los vecinos de Ansoáin es sabido que esta policía se desvive por su pueblo, atendiendo todas y cada una de sus demandas. Y mucho de este trabajo es invisible pero ahí está, trabajando todos los días a 3 turnos», señala la carta.

El cuerpo ha tenido bajas obvias: «Por jubilación -personas con más de 30 años de servicio en esta policía-«, salidas «a otros cuerpos policiales». Y la decisión de Bildu ha sido la de «jamás» reponer esas bajas. Porque lo que manda es la «negativa del Ayuntamiento, evitando el debate con la plantilla, evitando el consenso, alargando por mucho tiempo la agonía, y dejando al pueblo en desamparo».

El resultado es visible: una plantilla de 13 miembros con la que «no se puede prestar servicio todas las horas del día y eso va en detrimento del ciudadano». Trece agentes para cerca de 11.000 habitantes.

Lo más sangrante es que el mismo Ayuntamiento de Bildu que no quiere a su policía por ser policía, sí les ha pedido esfuerzos cuando ha querido garantizar el éxito de determinados eventos: «Un concierto de la juventud, el Olentzero, los Reyes Magos…». Porque sabe que sin orden público, esos actos se convierten en un caos. Y su voto depende de que el pueblo esté contento. Eso sí, hasta que se trata de garantizar el orden público sin matices y sin más.

«A la Policía de Ansoáin le da igual la política; le importa su pueblo y sus vecinos, sus niños, sus jóvenes y sus mayores. Porque sí, muchas noches acudimos a levantar del suelo a nuestros mayores que a veces se despistan y se caen. Otras veces, acudimos a los domicilios por peleas con cuchillos y elementos muy peligrosos», señala la carta. Pero, si el Ayuntamiento de Bildu «no pone personal, llegamos hasta donde llegamos«, concluye