Inicio Actualidad Aviso a navegantes de un ex dirigente de Vox

Aviso a navegantes de un ex dirigente de Vox

Recuerdo con cariño aquella película, en la que le preguntaban a Sazatoril el motivo por el que estaba preso en plenos años 50 y contestaba aquello de: “por franquista”.

Hoy en día ser de Vox viene a ser más o menos lo mismo, o estás preso o te están buscando.

Ser un purista ideológicamente hablando supone, entre otras cosas, que no te cobren la cuota para ponerte en la calle en tres meses o que te insulten y persigan en redes sociales. “Suelta basura que algo queda”.

Es cierto que incluso para insultar es necesario un CI mínimo. Por ejemplo, cuando llamas cucaracha a alguien olvidas que esos animalitos serían de los pocos supervivientes tras un ataque nuclear.

Yo lo de insultar en redes me parece algo muy cobarde, más aun cuando te arropa el anonimato; yo soy de esos españoles chapados a la antigua que prefiere un cara a cara, como si hubiese otro hombre más.

Ya que obligué a que me cesaran como coordinador de Vox en Mijas, renunciando a un cargo superior, creo que lo mejor es dejar las cosas como están, que hay elecciones en unos meses y sacar a la luz las relaciones politicas de recursos turisticos con determinados cargos va a ser un escándalo.

Si hablamos de “Yeso” va a ser un escándalo, si hablamos de relaciones íntimas va a ser un escandalo, si hablamos de…

Me viene a la cabeza mi admirada María Jiménez: “dejadme en paz en paz en paz, no me deis guerra guerra, mira que soy capaz capaz de hundir mi cuerpo y el tuyo bajo tierra”.

Para poder atacarme en redes o en un juzgado tienes que estar mas limpio que yo, y visto lo visto desde dentro, necesitáis toneladas de hipoclorito de sodio para parecer embarrados a mi lado.

Está claro que no participar del mundo de la política actual es todo un acierto,. “Todos” los partidos están manejados por cobardes o por ladrones, las ideas y los principios se quedaron en el mismo lugar que nuestro orgullo, pisoteado por años de mercantilismo y humo que nos ha traído hasta aquí: una sociedad buenista, acomplejada sin cojones, conformista y afiliada a la paguita mínima que tapa nuestra boca mes a mes.

No hablemos ya del estercolero político, donde apuñalar, desprestigiar y perseguir al compañero de partido es la fórmula preferida de los menos preparados ideologicamente pero más amigos de sus inmediatos superiores. Creo que algún periodista amigo los llamó mamavergas, yo que no estoy en contra de la latina felatio, solo les puedo llamar traidores, cobardes o canallas.

Solo espero que el hambre que nos hizo grandes en época del Lazarillo nos devuelva nuestra ideosincracia y valores.

Seguiré siendo de Vox mientras no dejen de cargarme en cuenta un trimestre a pesar de ataques furibundos y “atesticulares”, que no hay nada mas divertido que ver al necio haciendo gala de su necedad y al cobarde mostrando su falta de redaños.

No seré yo quien deje a esta gestora con el culo al aire, que para eso ya se bastan ellos solos, simplemente tendremos que hacer buena aquella frase que dice: “cuando un tonto agarra una reja o la arranca o no la deja”.

Publicidad