Banco de España: “Las pensiones no podrán subir más del 0,25% en 50 años”

5

El director general de Economía y Estadística del Banco de España, Pablo Hernández de Cos,ha señalado este jueves que, con la aplicación del factor de revalorización y si no se cambia el sistema, las pensiones no podrán crecer en los próximos 50 años por encima del 0,25%, “dado el desequilibro actual del sistema y las previsiones demográficas”. De esta manera, ha subrayado que la subida del 0,25% durante los próximos 50 años sería en ausencia de reformas o actualizaciones del sistema vigente.

Así lo afirmó durante su intervención en la clausura del acto ‘Sistema de pensiones. Situación en España y experiencias internacionales’, organizado por Inverco, en el que aseguró que, con una previsión de inflación del 2%, dicho incremento del 0,25% “generará un deterioro del poder adquisitivo de las pensiones“. Sin embargo, Hernández indicó que las últimas reformas del sistema de pensiones del 2011 y 2013 garantizarán la sostenibilidad del sistema al lograr el equilibrio presupuestario en el largo plazo.

Caída de la tasa de sustitución

En este sentido, ha explicado que dicha sostenibilidad se obtendría “fundamentalmente” a través de una reducción de la tasa de sustitución –cómo un sistema de pensiones consigue o no su objetivo de proporcionar unos ingresos adecuados en el momento de la jubilación respecto a los ingresos que el trabajador tenía cuando estaba en activo–, que situó en 20 puntos porcentuales respecto a la actual. Este elemento, junto “a la mejora de la tasa de empleo, contrarrestarían las presiones demográficas hasta establilizar la ratio de gasto en pensiones sobre PIB”, añadió.

Ante esta importante reducción de la tasa de sustitución entre el sueldo ingresado durante la vida laboral y la pensión, Hernández destacó la necesidad de realizar un ejercicio de transparencia. “Los ciudadanos deben saber a qué se enfrentan, porque solo así tomarán decisiones de ahorro que sean compatibles con las tasas de sustitución que querrían tener”, añadió. Por otra parte, ha señalado que “el sistema de pensiones no se puede ver como algo completamente aislado” y consideró que mantener el sistema “es más fácil” con un endeudamiento menor, por lo que destacó la importancia de continuar en la consolidación fiscal.

Durante su intervención, Hernández ha explicado que las últimas proyecciones demográficas del Instituto Nacional de Estadística (INE) implican un aumento de 4 puntos porcentuales del gasto público en pensiones en el 2035 y de 11,6 puntos porcentuales en el 2060 debido al envejecimiento de la población. Así, ha indicado que el incremento del gasto en pensiones podría variar entre 9,9 y 14,7 puntos porcentuales en el 2060 y que “incluso si España consiguiera reducir su tasa de paro hasta los niveles de otros países de la UE”, con una tasa de empleo del 60-80% en el 2060 (por el 56% actual), solo reduciría el gasto en pensiones entre 1,5 y 6,7 puntos porcentuales del PIB.