Barcelona 92: El Rey invoca el espíritu de concordia de los Juegos Olímpicos

En catalán, y tras agradecer el papel fundamental de Joan Antoni Samaranch y Pasqual Maragall, el Rey ha hecho hoy un llamamiento a la unidad y a “sumar el esfuerzo de todos” para alcanzar nuevos éxitos como fueron los Juegos Olímpicos de 1992. El Rey ha invocado el espíritu de concordia y de confianza y la colaboración entre administraciones y de los ciudadanos en un proyecto común.

El Rey ha participado esta mañana en la celebración del 30º. aniversario del Centro de Alto Rendimiento de Sant Cugat del Vallès, cuyas instalaciones inauguró el rey Juan Carlos en 1987, que ha abierto las celebraciones por el 25º de la inauguración de los Juegos.

En la conmemoración también han estado presentes, el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont; la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría; el ministro de Cultura y Deportes, Iñigo Méndez de Vigo; y los presidenter del Comité Olímpico Internacional (COI), Tomás Bach, del Consejo Superior de Deportes, José Ramón Lete, y del Comité Olímpico Español (COE), Alejandro Blanco.

El Rey ha aprovechado la ocasión para, como ha dicho, “ampliar el foco”, y recordar que si hace unas semanas se conmemoran las primeras elecciones generales en 1977 que supusieron un punto de partida para una nueva etapa en la historia de España, la celebración de los Juegos en Barcelona fue uno de los hitos dentro de esa trayectoria ascendente “que confirmaron el acierto del camino que habíamos iniciado”. Tras pronunciar unas palabras en inglés y seguir en castellano, el Rey ha hablado en catalán para asegurar que los Juegos Olímpicos pusieron de relevo “ante el mundo y ante nosotros mismos” lo que éramos capaces de hacer “cuando sumamos el esfuerzo de todos” y ha destacado “la unidad de todos alrededor de un proyecto que contó con la colaboración entre todas las administraciones, la aportación de voluntarios y con el empuje de un pueblo ilusionado que se sentía feliz y orgulloso de lo que conseguimos en Barcelona”.

Carles Puigdemont calificó los últimos 25 años de “historial de éxito” y recordó el esfuerzo, y la implicación, de todos y, en la misma línea que el Rey, recordó lo que puede hacerse con el esfuerzo de todos.

“Fueron los Juegos de todos y para todos, un reflejo de la forma de ser de los catalanes”, recordó, en castellano, el presidente de la Generalitat.

Esta tarde, el jefe de Estado acudirá a la recepción que ofrecerá el Ayuntamiento ofrecerá en el palacete Albéniz, residencia, además, en la que el Rey se aloja durante sus estancias oficiales en Barcelona.

Además del Rey, el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, y la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, intervendrán en este acto institucional de reconocimiento a los atletas olímpicos y paralímpicos de Barcelona ‘92, al que asistirán deportistas olímpicos, representantes políticos, los presidentes de los Comités Olímpicos y Paralímpicos Internacionales, Thomas Bach y Philippe Craven, respectivamente y los responsables de la organización de los juegos.

La de hoy es la quinta ocasión en la que el Rey ha viajado a Barcelona desde el inicio del año. En febrero estuvo en la inauguración del Mobile Word Congress; en mayo presidió la entrega de becas en La Caixa; en junio, junto a la reina Letizia, en Girona, asistió a las actividades organizadas por la Fundació Princesa de Girona y hace once días se desplazó a la academia militar de Talarn para presidir la entrega de despachos a los suboficiales del Ejercito de Tierra.

Felipe de Borbón fue el abanderado del equipo olímpico español en la ceremonia de inauguración y participó como deportista en el equipo de vela. El entonces príncipe de Asturias obtuvo un diploma en la modalidad “Soling” de Vela junto a Fernando León y Alfredo Vázquez consiguiendo un sexto puesto en la clasificación general.

Loading...