Barcelona amanece pontificando a la ‘Santa Ada Colau’

Es tarde y comienza a llover pero tiene una misión. Sube las escaleras de la estación de metro de Jaume I y camina rápido y decidido al lugar donde ha preparado el que será el altar de su próxima obra urbana: La Santa Colau, protectora de los desalojados.

El artista urbano Tvboy inmortalizó el pasado lunes a la alcaldesa Ada Colau transformada en la superheroína Wonder Woman. La pieza de Urban Pop quedó expuesta en un pequeño escaparate abandonado de la calle del Bisbe, a pocos metros del Ayuntamiento. El autor, de 36 años, afincado en Barcelona, colocó la obra allí para provocar, de alguna manera, al espectador. Vaya si lo hizo. La Wonder Ada duró apenas unas horas. Durante ese tiempo fueron decenas de personas las que se fotografiaron con la supeheroína. Alguien, nadie sabe si por oposición ideológica o simplemente por no entender el mensaje, destrozó una obra que, aunque tiene carácter efímero, murió antes de tiempo. Pero Tvboy, a las pocas horas lo tenía todo preparado para resucitar su arte y volvió a la carga diseñando su nueva creación, “una de las más sacrílegas”: La Santa Colau.

Después de que destrozaran a la Wonder Ada, Tvboy fue preparando el lugar que debería ser el escaparate de su próxima obra. Pintó de dorado el fondo de la vitrina. Este viernes por la mañana lo tenía todo a punto en su taller en el barrio barcelonés de Gràcia.

El artista descarta tener una fijación por la alcaldesa: “Represento a Colau, no por una razón política, simplemente porque me interesan los personajes que generan un debate. Primero la hice caracterizada de Wonder Woman porque es la primera alcaldesa que no se preocupa de los lobbies y, cuando la arrancaron, se me ocurrió una nueva Colau. Pensé en su dedicación a la Plataforma de Afectados por la Hipoteca y creo, a pesar de que dudo que sea religiosa, que tiene un perfil de Santa en potencia. Es una de esas santas que se dedican a los demás”.

Mientras trabaja con el pincel sabe que, de nuevo, su obra volverá a ser polémica. “Algunos creerán que es casi un sacrilegio”, sonríe. “Normalmente hago dos versiones de mis personajes pero, además, hace poco estuve en Nápoles y allí mis colegas de Street Art transforman a muchos personajes en santos, lo que les da un punto kitsch que me encanta”, defiende.

Tvboy sabe que su obra volverá a ser arrancada. “Es un arte efímero, pero en el Street Art es importante documentarlo todo”.

Son poco más de las 22.30 del viernes y todavía hay mucha gente en la calle del Bisbe. A Tvboy no le importa. De su mochila saca un bote gigantesco con cola blanca. Se toma su tiempo, repasa el papel pintado con la figura de la primera edil. Con un rodillo embadurna la vitrina y en cuestión de minutos Colau ya luce en modo bendición al lado de la plaza Sant Jaume.

El artista sonríe, le encanta como ha quedado. Saca su móvil y hace varias fotografías porque sabe que la Santa Colau también será arrancada.

La historia de Tvboy es idéntica a la de otros artistas de éxito: “Empecé siendo pintor figurativo pero en las galerías me echaban, el mercado era muy elitista y decidí volver a los orígenes encontrando mis sitio en la calle, la galería más democrática y sin ningún precio de entrada”. Tras esa primera etapa su arte le ha llevado a exponer en Suiza, Dinamarca, Cuba, Barcelona y Milán. Ahora le encantaría que Colau contactara con él y le explicara cuáles han sido sus impresiones al verse como un icono pop.

Gracias a su trabajo ha topado con situaciones extrañas y divertidas. “Hace unos días, un agente de la Guàrdia Urbana de Barcelona me dijo que había perseguido a muchos artistas urbanos y gracias a ello había comenzado a valorar nuestro arte. Me preguntaba si podía colocar una obra en el portal de su casa”, se cuestiona, divertido.

La lluvia cae ahora con fuerza. Colau sonríe desde su vitrina y es hora de marcharse. “Tengo dos obras más que quizás mañana sorprendan a la gente”, el artista envuelve de misterio la conversación.

Esta mañana en una pared abandonada entre el paseo de Gràcia y la plaza Cataluña de la capital catalana han aparecido un Lionel Messi que, como Colau, ha quedado santificado. Junto al futbolista, otro dibujo muestra al presidente de la Generalitat Carles Puigdemont ataviado como si del mismo Harry Potter se tratara.

Loading...