Barcelona cambia de nombre a una avenida de los Borbones

3
La actual avenida Borbó del distrito de Nou Barris, en Barcelona/ Google Maps

La actual avenida Borbó del distrito de Nou Barris, en Barcelona/ Google Maps

El plenario del distrito barcelonés de Nou Barris ha aprobado una proposición para pedir a la Ponencia del Nomenclátor el cambio de nombre de la avenida Borbó por avenida dels Quinze, con el apoyo del Gobierno municipal de Ada Colau, del PDeCAT y de ERC.

La concejal de Nou Barris, Janet Sanz, ha explicado en rueda de prensa este jueves que, tras esta aprobación, se reunirá la comisión de Nomenclátor para abordar el asunto y continuar la tramitación, que podría alargarse entre cinco y ocho meses hasta poder realizar el cambio de placa: “Esperamos que en los próximos meses lo podamos hacer efectivo y celebrarlo con una fiesta”.

El inicio del trámite da respuesta a una demanda conjunta de la asociación de vecinos Torre Llobeta-Vilapicina y la Taula Unitària de Nou Barris per la República, que han recogido más de 1.300 firmas pidiendo el cambio de nombre.

El presidente de la asociación de vecinos, Quim Forns, ha destacado que ‘Els Quinze’ es un nombre de barrio y ha celebrado que el cambio se vaya a hacer efectivo: “Estamos muy contentos de haber logrado este hito para el barrio”.

El portavoz de la Taula Unitària per la República de Nou Barris Pep Ortiz ha recordado que este punto se conocía así porque hasta ahí el tranvía valía 15 pesetas –más allá costaba 20, una diferencia que representaba mucho en aquella época para mucha gente de los barrios, según él–, por lo que tiene más sentido este nombre que el de Borbó, porque “la historia reciente tiene mucho que decir en contra de esta monarquía”.

Huella borbónica “infausta”

El primer teniente de alcalde, Gerardo Pisarello, ha celebrado el cambio de un nombre “vinculado a la idea de privilegio por un nombre vinculado a la gente anónima que hace democracia día a día”, y ha apostado por reducir la huella borbónica de la ciudad, que ha calificado de desafortunada.

“La huella de la dinastía borbónica fue infausta en el pasado y continúa siéndolo en el presente”, ha aseverado.