Barcelona limita los «segways» y los patinetes de uso turístico en Ciutat Vella

Esta medida pretende frenar el «uso intensivo» que se les da a este tipo de vehículos en la zona

El Ayuntamiento de Barcelona ha presentado una nueva ordenanza que restringe la circulación por el distrito de Ciutat Vella de los patinetes eléctricos, segways y triciclos-taxi que se alquilan mayoritariamente a turistas.

La concejal del distrito de Ciutat Vella, Gala Pin, ha explicado que esta nueva medida responde a la «sobreocupación» que sufre cada vez más el distrito y al uso «intensivo» de vehículos de este tipo por la zona, sobretodo por parte de los visitantes que los alquilan con fines turísticos.

En un regulación previa, que ya se aprobó el pasado junio y entró en vigor en julio, ya se restringía el uso de vehículos eléctricos de movilidad personal y de ciclos de más de dos ruedas destinados a actividades comerciales por toda la ciudad, pero este nuevo decreto es «más restrictivo» y actúa solamente en Ciutat Vella, cuyo «espacio público se encuentra saturado», ha declarado Pin.

Estos vehículos solamente podrán circular por las dos rutas estipuladas en la ordenanza, una va desde el Portal de la Pau y pasa por el paseo Colón y el de la Circunvalación y otra desde los paseos Picasso, Lluís Companys y Pujades hasta la Meridiana.

Concretamente, la nueva ordenanza afecta a vehículos de movilidad personal destinados a actividades «de explotación económica» de tipo A, como patinetes eléctricos pequeños, y a los de tipo B de dimensiones más grandes, como los patinetes eléctricos grandes o los segways, así como a los C1, aquellos ciclos de más de dos ruedas utilizados para actividades económicas o de ocio.

Por lo tanto, esta normativa no afecta a los usuarios que circulan habitualmente por la ciudad ni a los que se dedican al transporte de mercancías, sino que únicamente incluye a aquellos que hayan alquilado un vehículo de estas categorías.

El decreto, ha explicado Pin, será una medida temporal de seis meses, y cuando finalice el período se revisará con el objetivo de crear una ordenanza «más definitiva».

También ha dicho que en dos semanas se comenzará a informar sobre la restricción a las tiendas de alquiler de estos vehículos, y se prevé comenzar a aplicar sanciones a los usuarios a finales de agosto, aunque no se ha estipulado con cuánto dinero se multará.

Para hacer cumplir la norma se incorporarán al distrito ocho agentes cívicos, además de una patrulla de la Guardia Urbana destinada específicamente a esta tarea, pero cualquier agente de la autoridad podrá multar a los usuarios que la infrinjan.

Loading...