BBVA Research cree que España crecerá más de lo esperado este año: un 2,9%

7

A pesar de que la incertidumbre de política económica en Cataluña ha tenido hasta ahora el impacto negativo que se preveía, el entorno global favorable parece haber compensado su efecto sobre la producción y el empleo. Por tanto, BBVA Research ha elevado sus previsiones de crecimiento del PIB de España para 2018 y 2019 hasta el 2,9% y el 2,5%, desde el 2,5% y 2,3% respectivamente.

Así lo indica en su último informe Situación España, presentado hoy por Jorge Sicilia, economista jefe del Grupo BBVA y director de BBVA Research, Rafael Doménech, responsable de Análisis Macroeconómico de BBVA Research, y Miguel Cardoso, economista jefe de España y Portugal. De cumplirse este escenario, la tasa de paro se situaría, en promedio, por debajo del 14% en 2019, lo que implicaría la creación de 940.000 puestos de trabajo a lo largo de los dos próximos años.

El informe de Situación España confirma que, a pesar de la incertidumbre de política económica, el crecimiento podría haber alcanzado un 0,8% t/t en el primer trimestre de 2018, y que los primeros datos de 2T18 apuntan a que se mantendría en esos mismos niveles. Ambas estimaciones están por encima de las proyectadas en el escenario presentado hace tres meses. Esta recuperación se explica tanto por la evolución positiva de las exportaciones de bienes (sobre todo, procedentes de la industria y, en particular, de Cataluña) como por la solidez que sigue mostrando la inversión en maquinaria y equipo. Parte de lo anterior se justifica por el buen comportamiento de la economía global, especialmente de la europea. Por otro lado, el crecimiento de la demanda interna y el mantenimiento de expectativas favorables se han consolidado gracias a la mejora de la percepción externa sobre la economía española, lo que ha permitido una reducción del coste de financiación a largo plazo.

La economía global apoya la recuperación

BBVA Research ha destacado que el entorno internacional continúa siendo favorable para la economía española. Así, se revisa al alza el crecimiento global y, en especial, el de Europa, lo que incentiva la actividad en España. Todo ello, a pesar de que la apreciación del euro frente al dolar o el reciente aumento del precio del petróleo podrían afectar negativamente la competitividad-precio de las empresas españolas.

A nivel interno, la política fiscal se perfila algo más laxa que en 2017. Aunque supone un sesgo al alza a corto plazo sobre las previsiones de crecimiento, puede incrementar la vulnerabilidad de la economía española ante cambios en el entorno de financiación externo. Asimismo, el sector turístico podría dejar atrás la caída observada a finales del cuarto trimestre del año pasado, y la construcción de vivienda mantendrá un tono positivo apoyado en los bajos costes de financiación.

La incertidumbre de política económica

También a nivel interno, la incertidumbre sobre la política económica sigue siendo relevante, a pesar de haberse moderado repecto al máximo histórico alcanzado a principios de octubre del año pasado, en línea con lo previsto. Así, parece confirmarse que el impacto de la incertidumbre derivada del entorno político en Cataluña ha sido temporal y acotado geográfica y sectorialmente. En este sentido, las previsiones de BBVA Research indican que la incertidumbre podría restar entre 0,1pp y 0,3pp al crecimiento del PIB en 2018 y 2019.

El paro disminuirá más de 3 puntos

Las estimaciones de BBVA Research sugieren que la tasa de paro podría situarse en el 13,7% en el promedio de 2019, lo que implicaría una bajada de más de 3pp y rozar los veinte millones de ocupados a finales de 2019. Dadas las previsiones de crecimiento del PIB y del empleo, el incremento de la remuneración por asalariado para el conjunto de la economía no debería superar el entorno del 2% anual para que la tasa de paro se modere en línea con estas previsiones.

La recuperación y el déficit

BBVA Research prevé que las administraciones públicas cierren 2018 con un déficit algo por encima del objetivo de estabilidad (2,4% del PIB), después de haber cumplido en 2017 (3,1% del PIB). Esto supone, no obstante, un nuevo ajuste de casi siete décimas del PIB. Hacia adelante, el mantenimiento de la recuperación continuará ayudando a reducir el déficit público hasta el 1,7% del PIB en 2019, lo que implicaría una nueva desviación sobre el objetivo (1,3%).