Inicio Actualidad BCN presenta un plan de consenso para reducir las desigualdades a 10...

BCN presenta un plan de consenso para reducir las desigualdades a 10 años vista

La imagen choca por lo infrecuente. Todos los grupos municipales, del PP a la CUP, en una misma foto. Firmando un mismo documento. El ‘milagro’ lo ha logrado este lunes la presentación de la Estrategia de Inclusión y Reducción de las Desigualdades 2017-2027, o, para ajustarse más a la realidad, las 700 entidades que forman parte del Acuerdo Ciudadano por una Barcelona Inclusiva, detrás -delante y al lado- del documento, impulsado por el Ayuntamiento de Barcelona. El texto incluye 12 hitos “medibles” encabezados por el objetivo de reducir en 40.000 -cada hito presenta cifras concretas- el número de hogares que destinan más del 40% de sus ingresos a gastos de vivienda. El segundo es bajar un 10% la distancia de renta entre los cinco barrios de mayor y menor renta familiar disponible por cápita -pasar de la diferencia actual de 34.391 a 31.000– y, el tercero, reducir la tasa de pobreza laboral por debajo del 7% (hoy por hoy calculan que el número de personas que tienen trabajo pero disponen de una renda por debajo del umbral de la pobreza es del 9,8%).

Entre los objetivos concretos está también reducir en un 60% las personas que no pueden mantener su hogar a una temperatura adecuada (la lucha contra la pobreza energética); reducir en nueve puntos porcentuales la diferencia de éxito escolar entre distritos (en el curso 2014-2015 la diferencia era de 18,47) y garantizar que nadie -ninguna mujer, como pasa en la mayoría de los casos- deba ocuparse en solitario de una persona dependiente. La ciudad busca también aumentar la esperanza de vida y reducir a la mitad la diferencia de la misma entre barrios; y aumentar un 50% los discapacitados en programas de autonomía personal.

Reconocer el fracaso

La alcaldesa Ada Colau ha dicho que esta estrategia constata el fracaso de la sociedad. “Lo que llaman crisis” -no, no ha dicho “en realidad una estafa”-, “es un reflejo de un sistema económico profundamente injusto, desigual y mal organizado que permite que haya gente sea escandalosa y pornográficamente rica a costa de empobrecer a la otra parte del planeta”.

“La falta de presupuesto o competencias de los ayuntamientos no deben ser excusa para no combatir las desigualdades, motivo por el que se ha promovido esta estrategia, que no debe ser de un gobierno municipal, sino de ciudad”, ha señalado la alcaldesa, quien ha sostenido que la Barcelona de 2027 debe ser mucho más justa que la actual, habitable, acogedora, feminista, saludable, sostenible, con “los cuidados en el centro de las políticas” y en la que todos los ciudadanos tengan derecho a la vivienda “sin riesgo de ser expulsados porque un fondo buitre haya venido a especular”.

900 proyectos

La teniente de alcalde Laia Ortiz ha destacado que esta estrategia “va mucho más allá de un compendio de buenas intenciones” e incluye 900 proyectos y acciones concretas para alcanzar los objetivos, algunos de los cuales ya están en funcionamiento.

La presidenta del Consell Municipal de Benestar Social, Teresa Crespo ha pedido superar la “acción paliativa de ayuda a los pobres” y promover acciones que ataquen las causas, “en un nuevo modelo de ciudad en el que los derechos sociales estén reconocidos y la ciudadanía pueda participar“.  La presidenta de la Taula del Tercer Sector, Francina Alsina, ha insistido en cómo se siguen cronificando las situaciones de pobreza y desigualdad, algo que ha ejemplificado con el hecho de que la renta del barrio más rico –Pedralbes– multiplica por siete el del más pobre –Ciutat Merdiana– y que el paro registrado en Nou Barris triplica el de Sarrià-Sant Gervasi.