Inicio Actualidad Bélgica investiga el uso de balizas para realizar el seguimiento del coche...

Bélgica investiga el uso de balizas para realizar el seguimiento del coche de Carles Puigdemont

La Fiscalía belga ha abierto una investigación sobre el uso de un dispositivo de geolocalización que la Policía española habría colocado en el coche con el que el expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont se desplazaba durante su estancia en Bélgica.

Así lo ha confirmado este jueves en una rueda de prensa la portavoz de la Fiscalía de Bruselas, Ine Van Wymersch, quien sin embargo no ha dado ningún detalle más sobre la investigación porque no pertenece a su departamento, sino a las autoridades del Brabante Valón, región a la que pertenece el municipio de Waterloo, donde residía Puigdemont.

“Hay una investigación en curso pero no está aquí, está en la oficina de la Fiscalía del Brabante Valón”, ha expresado Van Wymersch en la misma comparecencia en la que ha informado sobre la puesta en libertad con medidas cautelares de los tres exconsellers que siguen en Bélgica (Toni Comín, Meritxell Serret y Lluís Puig).

El CNI hizo el seguimiento a Puigdemont

El CNI ha tenido controlados los movimientos de Puigdemont prácticamente de forma continua desde aquel 30 de octubre en el que salió de Cataluña en el maletero de un coche camino de Bruselas. Unas veces lo ha hecho gracias a los contactos directos del CNI con agentes nacionales ubicados en cada uno de los países que ha recorrido el ex president. Otras, por técnicas de seguimiento como la instalación de balizas geolocalizadoras o el rastreo de la señal del móvil.

En el último trayecto del prófugo estrella de los últimos tiempos, la opción adoptada por los equipos de inteligencia españoles fue precisamente la de instalar una baliza escondida en su coche de matrícula belga.

Una baliza del tamaño “de la mitad de una yema de un dedo”. “Pero totalmente eficaz en el seguimiento de los movimientos de un vehículo”, señala a OKDIARIO una fuente conocedora del operativo de seguimiento instado tras la última salida de Bélgica de Puigdemont. “Las fechas judiciales estaban llegando a su punto de máxima tensión y no podía estar sin pleno control una persona con las graves acusaciones delictivas que soporta Puigdemont”, añade esa misma fuente.