Inicio Actualidad ‘Belleza’, ‘Guadaña’ y ‘Guiri’, los alias de la mafia de los narcopisos

‘Belleza’, ‘Guadaña’ y ‘Guiri’, los alias de la mafia de los narcopisos

Los agentes de la Divisió d’Investigació Criminal de los Mossos d’Esquadra, con los cascos en los oídos y el bolígrafo en la mano, fueron anotando en la libreta los nombres que sonaban en las conversaciones telefónicas que habían pinchado: “Guadaña, Gordo, Guiri, Belleza, Franki…” Nunca usaban su nombre de verdad. Eran los responsables de la organización criminal dominicana que se había hecho con el control de los narcopisos del Raval de Barcelona usando ‘alias’.

El intendente Toni Rodríguez ha explicado este lunes en rueda de prensa que trataron de averiguar si esta mafia era una mutación de las antiguas bandas latinas de origen dominicano, como la de los Trinitarios. Una hipótesis que se descartó. Los grupos que se habían organizado en Ciutat Vella estaban liderados por delincuentes consolidados, la mayoría con numerosos antecedentes por tráfico de droga y por extorsiones, amenazas o lesiones.

Más de 30 años, con antecedentes 

A partir de los interrogatorios, los investigadores fueron estrechando el círculo sobre uno de ellos: ‘Belleza’. Fuentes policiales sitúan a este hombre, de más de 30 años y nacido en la República Dominicana, con numerosos antecedentes casi siempre vinculados a asuntos de narcotráfico, como la figura con más ascendencia en la organización. Pero esta no era una mafia “como la georgiana”, se ha apresurado a subrayar el intendente Rodríguez, que también ha instado a aclarar que a pesar de que la mayoría de los implicados en esta red son dominicanos conviene hacer un esfuerzo “por no criminalizar a la comunidad residente en Catalunya”.

A diferencia de las mafias del este, estructuradas a partir de una jerarquía férrea, esta organización no contaba con un jefe con un rango ostensiblemente superior al resto de líderes. Aunque, según fuentes policiales, el hombre al que nadie se atrevía a toser era ‘Belleza”. Precisamente, este traficante, corpulento y de cabeza rasurada, fue uno de los detenidos cuyo traslado hasta el furgón policial captaron los periodistas gráficos el 29 de octubre, durante el despliegue de la operación Bacar.