Inicio Actualidad Benzema y la eterna espera: un gol cada 366 minutos

Benzema y la eterna espera: un gol cada 366 minutos

Zinedine Zidane le defiende un día sí y otro también —“Al que es futbolero le tiene que gustar a Benzema. Y se merece estar aquí”, dijo la semana pasada— y le sigue alineando en el once porque le ve entrenarse bien a diario y porque está convencido de que está en condiciones. Los números, sin embargo, dicen que esta temporada es la peor de Karim Benzema desde que llegó al Real Madrid en verano de 2009. Nunca ha sido un goleador de más de 30 tantos por temporada (la que más, 32 en la 2011-12) porque el peso del ataque lo asume Cristiano Ronaldo y porque siempre se le ha apreciado más su capacidad para asociarse y para generar fútbol, pero en lo que va de Liga apenas ha marcado cuatro goles. Su promedio en el campeonato es de un tanto cada 366 minutos. Ha rematado a puerta once veces en 22 partidos. Unas cifras muy pobres para un delantero.

Mientras el resto del equipo ha ido saliendo de la dinámica negativa en la que andaba metido hasta hace un par de meses, a Benzema todavía se le espera. Cristiano Ronaldo, sin ir más lejos, ha recuperado la pegada con la llegada del 2018: si hasta mediados de enero apenas llevaba cuatro tantos, a partir de entonces ha anotado 14.

El delantero francés, al que el Bernabéu ya no le perdona un fallo y le pita en muchos partidos, no tiene ni siquiera el aliciente del Mundial, que podría ser una motivación extra para ponerse las pilas. Fuera de la lista de Deschamps desde 2015 por los problemas judiciales por el caso Valbuena (un supuesto chantaje sexual) y los encontronazos con el seleccionador, Benzema no pelea para ir a Rusia. En el Madrid, por otra parte, no tiene demasiada competencia (Borja Mayoral apenas ha disputado 772 minutos y se ha quedado fuera de 15 convocatorias por motivos técnicos).

“Yo no tengo que convencer a la gente para hacerles cambiar de opinión y para que les guste Karim porque es algo que no puedo cambiar. Lo que tiene que hacer él es seguir, en los nueve años que lleva aquí ha demostrado que es muy bueno, no porque yo lo diga y no porque a mí me gusta mucho, sino porque sus datos hablan por sí solos. Es el nueve del Madrid y le pedimos más porque no ha marcado mucho, pero está haciendo otras cosas para el equipo. El gol va a llegar”, le defendió Zidane después de los dos goles que falló en el Parque de los Príncipes de París. En realidad es una frase que podría valer para cualquier momento de la temporada.

El francés nunca había marcado tan poco a estas alturas de Liga. Lleva cuatro tantos; su peor registro anterior fue siete. Los que anotó a estas alturas de campeonato la temporada pasada (con un promedio de un gol cada 184 minutos); la 2010-11 (uno cada 176) y la 2009-10 (uno cada 168). La más prolífica a estas alturas de campeonato fue la 2015-16, en la que llevaba 19 goles en Liga.