Inicio Actualidad Bildu plantea recuperar su defensa de un nuevo estatus para el País...

Bildu plantea recuperar su defensa de un nuevo estatus para el País Vasco

El candidato de EH Bildu a lehendakari, Pello Otxandiano, propone recuperar en el primer trimestre de la próxima legislatura la ponencia de autogobierno en el Parlamento vasco para conseguir un nuevo estatus para País Vasco que, posteriormente, se defienda en Madrid. En una entrevista concedida a Herri Irratia-Radio Popular, recogida por Europa Press, Otxandiano ha recordado que, en su día, ya hubo «un acuerdo entre el PNV y EH Bildu, también en algunos apartados con Podemos», y considera que, a partir de ahí, se tiene que «construir un estatus político» para redactar un articulado y «acudir a Madrid en defensa de la soberanía».

A su juicio, la recuperación de esta ponencia en la Cámara vasca debe producirse en los tres primeros meses de la próxima legislatura, con el objetivo de reanudar el trabajo para «definir un nuevo estatus político». EH Bildu apuesta, asimismo, por que Euskadi se dote de estructuras de Estado para hacer las políticas públicas que se necesitan en este siglo XXI. El aspirante a lehendakari ha señalado que en EH Bildu están «ilusionados» ante sus expectativas en las próximas elecciones autonómicas y las encuestas les dan «tranquilidad» porque apuntan a una «tendencia positiva» de su formación.

En cuanto al día después del 21 de abril, ha dicho que se necesita «un punto de inflexión en la política» de la Comunidad Autónoma Vasca, donde las actuales coaliciones de las principales instituciones de este país (PNV-PSE) «no tienen un propósito claro». «Creo que son gobiernos mucho más reactivos que proactivos. No tienen un proyecto, una oferta o una visión de país a medio y largo plazo. Principalmente, lo que une hoy a los dos partidos que se coaligan en todas las instituciones principales de este país, son más intereses cortoplacistas que una visión de futuro», ha indicado.

Por ello, considera que «la gran innovación política que se requiere en este país» es que haya «gobiernos con propósito que recojan el mandato popular que existe por parte de la ciudadanía vasca». «El siguiente Parlamento va a ser abrumadoramente soberanista y va a tener una clara tendencia progresista hacia la izquierda. Entonces, existe un mandato popular por avanzar en soberanía y por hacer políticas públicas más progresistas», ha reiterado. Por ello, ha dicho que, tras la jornada electoral, todos los partidos políticos «van a tener que asumir el nuevo rol que les asigne la ciudadanía vasca y, a partir de ahí, discutir cómo se puede configurar el Gobierno en base a ese mandato popular y sobre un proyecto de país a medio y largo plazo».

Tras admitir que existen diferencias entre el PNV y EH Bildu, también ha remarcado que las tienen jeltzales y PSE-EE. En este sentido, ha recordado que el PNV y los socialistas han mantenido divergencias «evidentes» en políticas redistributivas, respecto el impuesto a la banca y a las energéticas; en política energética, que «ha habido un choque frontal entre Teresa Rivera y Arantxa Tapia en los últimos meses»; en política educativa, en política de vivienda, en política lingüística, en autogobierno, e incluso en los descuentos al transporte público.

Asimismo, ha reconocido que hay diferencias entre el PSE-EE y EH Bildu, pero cree que hay un principio que todos deben aceptar, que en la Comunidad Autónoma Vasca no se puede gobernar con mayoría absoluta y que, por lo tanto, están «obligados a cooperar. La cuestión es sobre qué se va a articular la gobernabilidad o ese diálogo político entre los partidos. Lo que hay que poner en el centro es un mandato popular y un proyecto de país sobre ese mandato popular. Todos tenemos que aceptar que este país es mayoritariamente soberanista mayoritariamente progresista», ha reiterado.

Pello Otxandiano ha insistido en que los socialistas vascos, al rechazar pactos con EH Bildu, «pierden la oportunidad de jugar un rol mucho más central en la política vasca, porque evidentemente hay espacio de encuentro» entre ambas formaciones, y ha recordado que en 2015 aprobaron la Ley vasca de Vivienda.

«No se pueden poner puertas al campo, la sociedad vasca va muy por delante de la clase política en muchas cuestiones, y ya estamos en un nuevo ciclo político. ¿Nosotros, los partidos políticos, para qué estamos?. Yo creo que tenemos que ser instrumento para implementar el mandato popular», ha manifestado, para apuntar que ellos, con este objetivo, están «dispuestos a cooperar con todas las fuerzas políticas».

Vivienda y osakidetza

Del programa electoral de EH Bildu, ha destacado su decálogo para hacer frente al problema de la vivienda, de la emancipación de los jóvenes, «que es fundamental». A su juicio, debe haber «suficiente oferta pública capaz de regular de forma estructural los precios del alquiler de la vivienda».

También ha recordado que otro tema primordiales de Osakidetza, que es una de «las principales preocupaciones de la ciudadanía», ya que ha habido «una devaluación del servicio de salud, de la calidad del servicio público». Otxandiano ha dicho que se necesita «una nueva gobernanza en Osakidetza», porque hasta ahora «ha sido centralista y bastante burocrática, y no se ha contado con los profesionales, que son quienes conocen de primera mano qué es lo que funcionaba» en el servicio vasco de salud, «qué es lo que dejó de funcionar y por qué».

En segundo lugar, cree que se debe impulsar una nueva política de personal, que sea capaz de garantizar condiciones laborales y trayectorias profesionales «atractivas para que la gente se quede en Osakidetza». En tercer lugar, ha abogado por reforzar atención primaria «porque el sistema falla desde la base, y la atención primaria es la puerta de acceso a la sanidad pública. Y, en último lugar, necesitamos una visión más amplia de lo que es la salud y la salud pública, que incorpore la salud mental y una perspectiva también sociosanitaria».

«Si atendemos a la inversión en relación al PIB per cápita, estamos por debajo de muchas comunidades autónomas y bastante por debajo de la media europea. Por tanto, seguramente habrá que invertir más y las necesidades de salud de aquí en adelante van a ser mayores, porque la población se está envejeciendo y, por lo tanto, seguramente se necesiten más recursos públicos», ha explicado. No obstante, ha aclarado que «no es solo una cuestión de cantidad, sino de cómo se invierte actualmente. Hay muchísimo por mejorar en cuanto a la eficiencia de la inversión pública», ha subrayado.