Inicio Actualidad Borja Voces, de ‘OT’ a presentador de informativos en EEUU

Borja Voces, de ‘OT’ a presentador de informativos en EEUU

‘OT’ regresó el año pasado a TVE-1 convertido otra vez en fenómeno televisivo y, viendo las multitudinarias firmas de discos de los concursantes este fin de semana, parece que va a seguir manteniéndose imparable en esta nueva edición. Sin embargo, hay vida más allá de ‘OT’, y no solo en el mundo de la música. Uno de los mejores ejemplos es Borja Voces, uno de los concursantes de la tercera temporada del ‘talent show’, la última que emitió TVE-1 (entre el 2003 y el 2004) antes de mudarse a Tele 5 hasta su regreso el año pasado a la cadena que la vio nacer.

Quince años después de su participación en el concurso musical, este madrileño de penetrantes ojos azules compagina actualmente dos programas en Univisiónla primera cadena hispana de EEUU‘Primer impacto’, una revista informativa con 25 años de historia, y ‘Noticiero Univisión: edición digital’, telediario que se emite de lunes a viernes a mediodía, con lo que se ha convertido en uno de los presentadores más jóvenes del departamento de noticias de la cadena.

En ‘Primer impacto’, está al frente de una sección, ‘Secreto a Voces’, en la que el público manda sus denuncias a través de Facebook o Instagram. “Pero lo que más me gusta es cuando viajo a diferentes partes del centro y el sur de América y damos a conocer historias de niños que tienen vidas muy duras”, reconoce Voces. “Después la audiencia colabora y hemos conseguido cosas maravillosas”, rememora, incidiendo en el caso de un niño hondureño, Marlon Yasir, aficionado a la música y con problemas de movilidad que, tras el reportaje emitido en el programa, consiguió que el presidente de su país le regalara una casa para su familia y corriera con los gastos médicos de su recuperación. “Hoy Marlon camina y está grabando su primer disco”, comenta orgulloso el ‘extriunfito’.

El ‘Hermidita’ de la casa

 “Desde muy pequeño, una de mis pasiones era hacer de reportero y presentar el telediario. Incluso mi familia me llamaba Hermidita”, recuerda Voces, que ya conocía el mundo del espectáculo antes de entrar en la Academia de ‘OT’: con 14 años hizo de reportero para un programa infantil de Discovery Channel, ‘Ciber kids’, y participó en series como ‘Paraíso’, ‘El comisario’, ‘La casa de los líos’ y ‘Manos a la obra’. Después presentaría varias galas de Nochevieja en TVE, diversos espacios de ‘call tv’ en Antena 3 y TVE y formaría parte del grupo de cantantes del ‘Qué tiempo tan feliz’ de Tele 5, además de intervenir en obras teatrales, películas como ‘El buen retiro’ y trabajar de doblador en títulos como ‘Full Monty’ y ‘Algo pasa con Mary’.

Aunque el ahora reportero dio el salto a EEUU en el 2016, ocho años antes ya empezó a colaborar como corresponsal de Univisión en diferentes programas. “La música la dejé dos años después de salir de ‘OT’ cuando me di cuenta de lo difícil que era ese mundo. Me gustaba muchísimo cantar pero no me interesaba componer y creo que a la profesión que te dedicas… ¡tienes que meterte hasta la cocina!”, explica Voces desde Miami. Sin embargo, es un mundo que no le queda ajeno tampoco ahora, ya que este año repetirá como presentador de los Grammy Latinos desde Las Vegas. “Estar en contacto con los artistas es otro sueño cumplido”, afirma.

Consejos para los ‘triunfitos’

Ahora, instalado en Miami, reconoce que está enterado del éxito de las últimas ediciones de ‘OT’, aunque no las ha visto. “Me alegro muchísimo que de nuevo un formato como ése triunfe en la televisión en España. Pero siento que hacer ediciones tan seguidas beneficia mucho al canal y poco a los concursantes. En mi opinión, no tienen mucho tiempo para afianzarse en la industria musical pero, sin duda, la visibilidad es mucha. Deseo que lo aprovechen bien”, les aconseja.

Y lo dice por experiencia: “No sé qué hubiera pasado con mi carrera si no hubiera ido a ‘OT’, así que es difícil valorarlo. Pero sin, duda, fue una experiencia muy positiva, sobre todo en lo personal. Estar encerrado en una casa, conviviendo con personas que no conoces y aprendiendo de grandes profesores no tiene precio”, concluye.