Inicio Actualidad Bruselas avisa de que el impuesto a la banca tendrá un impacto...

Bruselas avisa de que el impuesto a la banca tendrá un impacto negativo en la rentabilidad de las entidades

Nuevo varapalo desde la UE al impuesto a la banca impulsado por el Gobierno de Pedro Sánchez, que se vota este jueves en el Congreso. En su informe semestral conjunto sobre el rescate bancario de 2012, la Comisión de Ursula von der Leyen y el Banco Central Europeo (BCE) avisan de que esta tasa tendrá un impacto negativo en la rentabilidad de las entidades y en su capacidad de generar capital de forma orgánica. Un dictamen desfavorable que se suma al que ya publicó el BCE en solitario.

Por lo demás, los ‘hombres de negro’ que supervisan el rescate bancario -según la terminología que usaba el exministro de Hacienda, Cristóbal Montoro– advierten del riesgo de un aumento de la morosidad debido al aumento de los tipos de interés y a la crisis energética

«El impuesto bancario temporal, actualmente en discusión en el Parlamento, es probable que afecte negativamente a la rentabilidad de las entidades en los próximos años y reduzca su capacidad de generar capital orgánicamente», señala el informe.

[El BCE enmienda a Hacienda: su impuesto daña la solvencia bancaria y frena el crédito]

«Las ratios de capital de los bancos españoles siguen siendo más bajas que las de sus pares de la UE, lo que justifica un seguimiento estrecho, ya que la calidad crediticia puede deteriorarse en los próximos meses», apuntan los inspectores del BCE y de la Comisión. 

Por todo ello, los ‘hombres de negro’ consideran que «es clave que el diseño final del impuesto sea proporcionado y evite consecuencias no deseadas en la estabilidad financiera y en el sector financiero».

En todo caso, el informe señala que el sector bancario español se ha mantenido resistente y no ha sufrido el «efecto precipicio» que se temía tras la retirada de las medidas de apoyo por la Covid-19. Al mismo tiempo, los «efectos de segunda ronda derivados del aumento de los precios de la energía y de los tipos de interés justifican una estrecha supervisión».

La ralentización de la actividad crediticia observada en 2021 ha continuado en 2022, hasta el punto de que los préstamos a empresas han superado a los créditos a hogares en los últimos meses. Las medidas de apoyo público han permitido salvaguardar la calidad de los activos de los bancos españoles, que continuó mejorando en la primera mitad del año.

De hecho, la tasa de morosidad se redujo al 3,88% a finales de junio de 2022, el nivel más bajo desde marzo de 2009. «Sin embargo, es probable que el aumento de los tipos de interés, junto con la subida de los precios de la energía, tengan un impacto adverso en la capacidad de los prestatarios de pagar su deuda, en particular de los más vulnerables y de los sectores más intensivos en energía», apunta el informe.

La rentabilidad del sector bancario continuó siendo sólida en el primer trimestre de 2022, a pesar de la ausencia de las medidas extraordinarias que influyeron en los sólidos resultados de 2021.

España todavía tiene que devolver 23.700 millones de euros al fondo de rescate europeo (MEDE), cifra que representa el 57% del importe del rescate bancario de 2012. El informe de los ‘hombres de negro’ concluye que nuestro país tiene capacidad para seguir pagando esta deuda.

Publicidad