Inicio Actualidad «Buenos días España», a Casado y Abascal: «Teméis enfrentaros al Gobierno porque...

«Buenos días España», a Casado y Abascal: «Teméis enfrentaros al Gobierno porque sois serviles esbirros de los poderes globalistas»

Casado y Abascal

El desconcertante silencio de la oposición del PP y de Vox ante la negligente gestión del coronavirus por parte del Gobierno ha sido hoy uno de los temas de discusión en el apartado «La ratonera», del programa «Buenos días España», de Radio Cadena Ibérica.

El director de AD, Armando Robles, mostró su indignación ante la falta de respuesta de la derecha política a «los errores, torpezas, mentiras y negligencias! del Ejecutivo de Sánchez y que, su su opinión, han sido las causantes de que el virus esté teniendo en España una incidencia tan letal.

«Teméis enfrentaros al Gobierno porque sois serviles esbirros de los poderes globalistas que quieren convertir España en el laboratorio de pruebas de ese orden mundial que quiere transformar la raza humana en un rebaño de zombis», subrayó Robles en el programa conducido y dirigido por Santiago Fontenla.

Insistió el director de AD en que la oposición no ha sabido estar a la altura de la gravedad del desafío, por lo que descarta una regeneración de la vida nacional aún cuando la derecha política asuma el poder. «Son los mismos perros pero con distintos collares, criados del mismo amo».

En ese sentido, lamentó que el líder de la Oposición no se atreva a denunciar con la mayor dureza lo ocurrido en las residencias de ancianos y en las caóticas compras de material sanitario, así como las mentiras sobre los ‘tests rápidos’ que no llegan y pretenden ocultar las verdaderas cifras de la crisis española.

Un terrorífico espectáculo

El Gobierno se ha negado a dar número de los ancianos muertos por el coronavirus en residencias de mayores, a pesar que fue la UME (Unidad Militar de Emergencia) la que encontró los cadáveres pudriéndose en sus camas y según dijeron en algunos casos junto a otros ancianos enfermos que permanecían ubicados en las mismas dependencias.

Un terrorífico espectáculo, el más grave desde inicio de la epidemia en España, del que el Gobierno de Pedro Sánchez y el vicepresidente de los Asuntos Sociales, Pablo Iglesias, que son los máximos responsables han tenido la desfachatez de culpar a las Comunidades Autónomas.

Y ello después que ninguno de los dos ni el inefable ministro de Sanidad, Salvador Illa, se ocuparan con la contundencia sanitaria que exigía este caso, cuando hace varios días se divulgaron noticias espeluznantes de fallecimientos en residencias de mayores y en grupos de hasta 19 ancianos en una sola residencia y todos contagiados por el coronavirus.

De las pocas medidas que en este asunto adoptó el Gobierno (ahora dice que intervendrá las residencias que no cumplan las normas) fue que, días después, la ministra de Defensa, Margarita Robles, encargó a unidades de soldados de la UME desinfectar las residencias de mayores y ahí apareció el tremendo espectáculo de los cadáveres infectados y muertos que, según la UME, estaban en algún PS casos junto a otros residentes, algunos de ellos enfermos.

Lo que llevó a la ministra Robles a anunciar que denunciaría el caso ante la fiscalía para depurar posibles responsabilidades de los administradores de esas residencias de muerte y horror que no sabemos cuántas y cuáles son.

Si a todo esto añadimos la incapacidad de Sánchez de imponer un mando único y nacional frente a la crisis sanitaria -como ha hecho Angela Merkel en Alemania quitando las competencias sanitarias a los Landers- y el caos y el fracaso de las compras por el Gobierno y las Autonomías de todo el material sanitario como el protector de los médicos, enfermeras y auxiliares (ya son 5.400 los sanitarios infectados), veremos que el desgobierno sanitario es general.

Y que la crisis de coronavirus no cesa de crecer cuando ahora estamos en cifras superiores a los 40.000 enfermos ya contagiados y cerca de los 3.000 muertos.

Y además subiendo -dicen que es la ‘semana decisiva’- cuando todavía, y nadie explica el por qué, no se han puesto en marcha los ‘tests rápidos’ para la detección de los nuevos contagiados que están encerrados en sus casas. Lo que anunciará una avalancha de miles enfermos en próximas semanas, camino de superar los 100.000 contagiados y con cerca de 10.000 muertos.

Y qué decir de los enormes errores de respuestas tardías y de estrategia desde que estalló la epidemia en China y se propagó en Italia. Incluyendo las manifestaciones feministas de propaganda del pasado 8 de marzo de donde salió el núcleo duro de la infección de Madrid que contagio a tres ministras y a la esposa de Sánchez, entre otros muchos cientos de manifestantes.

Como gran error fue nombrar al catalán del PSC, impuesto por Miquel Iceta, Salvador Illa, como ministro de Sanidad sin tener experiencia alguna en alta gestión política (fue alcalde de La Roca del Valles de 10.000 habitantes) ni el conocimiento de la Sanidad. Y con ese currículum Sánchez lo ha puesto al frente de la histórica crisis sanitaria española y sin mando directo sobre las consejerías autonómicas de Sanidad. Las que están en sálvese quien pueda.

Y sumidas en una pública disputa y una demencial carrera para la compra en el mundo (haciéndose la competencia entre ellas) del material sanitario imprescindible para dar respuesta a la ausencia de los trajes de protección del personal sanitario, mascarillas, respiradores y UCIS. Y ahora para colmo faltan importantes medicinas paliativas de respuesta a la enfermedad como la hidroxicloroquina, lo que se añade a la falta de previsión del Gobierno y de sus responsables sanitarios.

PINCHE ABAJO PARA ESCUCHAR EL PROGRAMA: