Inicio Actualidad Bush compara a los terroristas del 11-S con los ‘asaltantes’ del Capitolio...

Bush compara a los terroristas del 11-S con los ‘asaltantes’ del Capitolio – La Gaceta de la Iberosfera

La conmemoración de los atentados del 11 de septiembre de 2001 es cosa seria en Estados Unidos. El ataque no solo costó la vida a miles de ciudadanos inocentes, sino que también supuso una absoluta humillación para la superpotencia, vencedora reciente de la Guerra Fría. Por eso, el hecho de que quien fuera en esa fecha fatal el presidente -y, por tanto, responsable de que tantas cosas fallaran aquel día-, George W. Bush, comparara en la reciente conmemoración a los terroristas de entonces con el grupo de payasos que entró el pasado 6 de enero en el Capitolio ha sentado como un tiro en la conciencia de muchos ciudadanos.

“Hemos visto cada vez más indicios de que los peligros para nuestro país pueden venir no solo de más allá de nuestras fronteras sino de la violencia que se incuba dentro de ellas”, dijo Bush. La velada referencia reforzando el obsesivo mensaje del presunto presidente Biden, según la cual la peor amenaza que se cierne sobre la seguridad de los norteamericanos son los norteamericanos que no le votaron -rebautizados como ‘supremacistas blancos’– resulta tristemente paradójica, teniendo en cuenta que muchos de los que ahora pone bajo sospecha fueron los que lucharon en sus guerritas imperiales, consecuencia de aquel ataque.

La propia Ashli Babbitt, la única victima mortal de aquella patochada/trampa del 6 de enero, disparada a bocajarro por un policía anónimo del Capitolio, sirvió en la enloquecida e interminable campaña de Afganistán que tan patético fin ha tenido.

En alusión a Babbitt y a los que, como ella, penetraron en las sedes de la voluntad popular para protestar contra el supuesto fraude electoral -todos ellos desarmados-, Bush añadió: “Hay escaso solapamiento cultural entre los extremistas violentos de fuera y los extremistas violentos de dentro. Pero en su desdén por el pluralismo, en su desprecio por la vida humana, en su determinación de envilecer los símbolos nacionales, son hijos del mismo espíritu inmundo y es nuestro deber constante combatirlos”.

Inmediatamente, las redes bulleron con los comentarios de particulares y voces de la política y los medios de comunicación para denostar las palabras de Bush o confirmarlas, en una división que delata una sima insalvable entre los norteamericanos. Cómo entendieron los demócratas las palabras del expresidente deja meridianamente claro a qué se estaba refiriendo él y a qué se ha referido siempre Biden con los que considera “el mayor peligro para la seguridad nacional”. Así, Keith Olbermann, antigua estrella de la cadena MSNBC, tuiteaba sobre el vídeo con el discurso de Bush: “Y ahí lo tenemos. Hasta George W. Bush admite ya que Trump, sus partidarios y quienes participaron directamente en el intento de Golpe [sic] del 1/6 son terroristas, con toda seguridad iguales que los del 9/11. Lo diré otra vez: Trump ha dañado América de un modo que Bin Laden solo podría soñar”.

Del otro lado dominaba la estupefacción indignada, que podemos resumir en este tuit de Steve Cortes, presentador de la cadena Newsmax: “Cuando Bush condena a los “extremistas de dentro», NO se está refiriendo a los amotinados radicales de Antifa o Black Lives Matter. Se está refiriendo a los Deplorables, a nosotros. También ataca a las mismas personas a las que mandó a luchar y morir en guerras desastrosas. Es el peor presidente de la historia”.


Publicidad