Calabazas para terminar

A medianoche no hubo fichaje y el Barcelona se quedó con lo que ya tenía. No vinieron ni uno ni dos futbolistas, al contrario de lo que verbalizó el secretario técnico blaugrana, Robert Fernández, el pasado lunes. Ni Coutinho, ni Di María, cuyo nombre corrió con fuerza bien entrada la jornada de ayer, ni Lemar…El Liverpool no dio su brazo a torcer y pese a la millonaria oferta blaugrana sigue contando en su plantilla con el brasileño. Ya ayer por la mañana las esperanzas eran mínimas en las oficinas del Camp Nou porque, como ha venido pasando buena parte del verano, la sartén del asunto no la tenía en su poder el conjunto barcelonista. El Barça cierra el mercado con cuatro incorporaciones (Dembélé, Paulinho, Semedo y Deulofeu) y una inversión de 187 millones pero transmitiendo siempre la sensación de ir a contracorriente e improvisando. De Bellerín se pasó a Semedo. De Verratti a Paulinho, al precio que quiso el Guangzhou. Mientras a Dembélé, objetivo que sí estaba desde siempre en la lista de prioridades, sólo lo ficharon por un precio elevadísimo, el más caro de la historia del club, tras sufrir el golpe anímico de la marcha/fuga de Neymar al PSG. Por cierto, que según Football Leaks, el extremo francés cobrará 12 millones fijos por temporada, una cifra que puede aumentar a los 20 en función de los resultados colectivos y de su rendimientos personal.

Por el camino el club tuvo fichado al marfileño Seri, del Niza, un centrocampista de toque que fue descartado por razones técnicas y para poner todos los esfuerzos que quedaban en Coutinho, al que su declaración encubierta de rebeldía, su supuesta lesión para no jugar con el Liverpool y su petición de ser transferido no le ha servido para nada. Al final no se quiso a Seri ni llegó Coutinho.

El Barcelona argumenta que no quiso contribuir a enloquecer más un mercado disparado

La versión oficial en el club es que se han reforzado puestos que estaban cojos, como el lateral derecho, que se ha ganado en fuerza y equilibrio en la medular, con Paulinho y la incorporación de Sergi Roberto a la medular, y que arriba se cuenta con futbolistas de banda que antes no tenía, con Dembélé y Deulofeu. Claro que este es el discurso que se ha deslizado una vez no han podido pescar más en el mercado a pesar de tener aún dinero por el adiós de Neymar. Otra de las vías de argumentación es que el Barcelona no ha querido inflar más un mercado con unos precios desorbitados, como los que se pedían también por Di María (un jugador de 29 años y que además es del PSG, el equipo que le arrebató al Barça a Neymar).

No es esto lo que esperaba el mánager Pep Segura, cuando habló abiertamente de Dembélé y Coutinho el 16 de agosto, ni lo que verbalizó el lunes Robert ni lo que deseaba Ernesto Valverde, que en Mendizorroza el pasado sábado señaló que aguardaba más refuerzos. “Esperamos tener aún un equipo mejor, un equipo más competitivo”, señaló el entrenador blaugrana. Pero no ha tenido más cromos y se tiene que apañar con lo que hay, al menos hasta enero.

El Barça ha contado con el sí de Bellerín, el de Verratti, el de Seri y el de Coutinho, que el jueves metió un gol con Brasil tras borrarse de los partidos del Liverpool (el otro tanto ante Ecuador fue del barcelonista Paulinho). Pero no ha logrado en tres de los cuatro casos convencer al club.

Anoche corrió con fuerza un posible fichaje de última hora del argentino que no se concretó

En medio del mercado, el 5 de julio, el Barça nombró a Pep Segura como mánager, por encima de Robert Fernández, y de esta manera añadió una persona más a su amplia lista de directivos y ejecutivos que opinan sobre los fichajes. Un camarote donde el consenso ha sido cada vez más complejo y donde se han ido pergeñando y desmontando operaciones, casi siempre tarde y a la desesperada, fundamentalmente por no haber visto venir o no haber creído hasta que era público y notorio que Neymar se iba a ir con sus Toiss a otra parte. Mientras, el entrenador y también algunos jugadores pedían fichajes, circunstancia que no se había dado en las últimas temporadas en el Barça. Gente vinculada a los fichajes barcelonistas consideran que no se han visto en otra, que ha sido el verano más complicado que recuerdan. Una vez ha cerrado el mercado habrá que ver si se producen algunas consecuencias dentro del club. Hoy a mediodía hay prevista una rueda de prensa en el Camp Nou de Albert Soler, director de deportes profesionales, y del propio Robert Fernández, según anunció a las diez de la noche el Barcelona. Fuentes del club indicaron que es una comparecencia para valorar el mercado.

El Barcelona ha incorporado a cinco futbolistas por un total de 187 millones fijos

Si en las entradas no hubo movimientos de última hora en las salidas se produjo una, la de Munir, que no ha contado para nada para Valverde desde el primer día. El delantero jugará esta temporada como cedido en el Alavés, que no se reserva ninguna opción de compra. El contrato de Munir con el Barcelona termina en junio del 2019, es decir que dentro de un año le quedará una campaña más de vinculación con el club blaugrana. En cambio, no hubo noticias sobre Arda Turan. En el caso del turco existe una salvedad y es el hecho de que el mercado de su país se cierra el 8 de septiembre. Thomas Vermaelen, que estaba sin dorsal, recibirá uno y será el cuarto central del equipo.

En la actualidad Ernesto Valverde cuenta con 24 jugadores del primer equipo. Habrá que ver si el hecho de que no se ha conseguido reforzar más al equipo ofrece una rendija de minutos por la que se puede colar el jugador más prometedor del B: Carles Aleñá.

Loading...