Canal Sur dará cursos antimachismo a sus productoras para evitar otro caso Juan y Medio

La dirección de Radio Televisión Pública de Andalucía (RTVA) se reunió este lunes con los responsables del Instituto Andaluz de la Mujer (IAM) para abordar medidas de prevención y corrección que eviten “errores desafortunados” como el polémico episodio del programa de Juan y Medio, en el que el presentador cortó con unas tijeras la falda de su compañera en directo. La reunión se produce en el marco de la comisión de seguimiento del convenio que ambas entidades tienen suscrito para preservar los valores de igualdad entre hombres y mujeres en el ente público.

Fuentes conocedoras de dicho encuentro confirman que la RTVA ha propuesto al IAM organizar cursos sobre tratamiento de igualdad en televisión y radio dirigidos a los trabajadores de las productoras asociadas a Canal Sur (que realizan programas para esta cadena). Estas charlas tratan de evitar comportamientos o situaciones machistas, como el episodio que protagonizó Juan y Medio hace dos semanas. La RTVA ya venía desarrollando estos cursos para su propio personal de plantilla, pero ahora quiere extender la medida a los empleados de las productoras asociadas.

El IAM ha valorado bien la propuesta, que prevé sirva para “concienciar sobre el papel de los medios como referente social” y otorgue a los periodistas herramientas para promover una comunicación igualitaria. El convenio entre ambas entidades se ha hecho extensivo también a los miembros de la Asociación de Productoras Audiovisuales (Aeppa), que recibirán la misma formación sobre valores de igualdad.

El pasado 5 de septiembre, el programa La tarde aquí y ahora, de Canal Sur Televisión, emitió un episodio en el que el presentador, Juan y Medio, le cortaba con unas tijeras la falda a la copresentadora, Eva Ruiz, que intentaba zafarse y le gritaba reiteradamente y sin éxito que parara. La coordinadora general de Podemos Andalucía, Teresa Rodríguez, difundió el vídeo cuatro días después en las redes sociales, con un comentario muy crítico: “¿Y si nuestros hijos cambiando de canal se encuentran con esto en la tele pública andaluza? ¿Creerán que es divertido hacerlo a otras niñas?”, escribió.

A partir de ahí, el vídeo de Juan y Medio se hizo viral, las críticas arreciaron desde todos los frentes y partidos políticos, y tanto los presentadores, como la productora (propiedad del presentador) y la propia dirección de la RTVA salió a pedir disculpas. El Gobierno andaluz calificó el suceso de “broma muy desafortunada” y aseguró que “no tiene cabida en una televisión pública”.

El Consejo Audiovisual de Andalucía, que vela por los derechos de los espectadores, recibió varias quejas de ciudadanos y de partidos políticos, así como un escrito personal de la directora del IAM, Elena Ruiz, pidiendo que se le diera un “trato específico” a este asunto. El Audiovisual acordó abrir un expediente sobre lo ocurrido que pudiera derivar en sanciones económicas contra los responsables por vulneración de la Ley andaluza de Igualdad (las multas oscilan entre los 6.000 y los 120.000 euros). Las conclusiones del expediente pueden prolongarse dos meses.

A pesar de las disculpas, el asunto ha llegado al Parlamento de Andalucía, donde el grupo de Podemos ha pedido explicaciones al subdirector de la RTVA, Joaquín Durán. Todos los partidos políticos, a excepción del PSOE, han calificado el episodio de Juan y Medio de “machista”, y han sido extremadamente críticos con lo ocurrido. También los socialistas, aunque estos se han cuidado mucho de que las críticas por este suceso no se extrapolen al conjunto del programa, uno de los más vistos de la cadena, ni a la propia RTVA.

La presidenta de la Junta, Susana Díaz, ha reconocido personalmente que no le gustó la “broma desafortunada” de Juan y Medio, pero también denunció que algunos partidos y medios de comunicación estaban instrumentalizando el suceso para “hacer daño a Canal Sur, que hace una función pública muy importante”. Ante la comisión parlamentaria, Durán volvió a repetir que el gag de Juan y Medio fue “un lamentable y desafortunado error que sobrepasó la idea inicial que era hacer una broma”. “Ni lo compartimos como agencia pública ni yo la comparto personalmente”, avisó. El episodio de las tijeras fue pactado por los dos presentadores, no estaba en la escaleta, de modo que los controles de Canal Sur no pudieron preverlo, según fuentes de la cadena.

Durán defiende la profesionalidad de Juan y Medio, “un presentador con mucha empatía con las personas”, y recordó que su programa acumula ocho temporadas, 15 premios y tiene una cuota de pantalla de un millón de espectadores de media. También recordó que fue el primero en invitar a dos personas homosexuales para que formasen pareja (uno de los leit motiv del programa), hecho que se anticipó a otras cadenas (se emitió en 2014), y que en su momento colapsó la centralita de llamadas de protestas. Entonces, los medios alabaron la reacción de Juan y Medio por obviar “las llamadas homófobas a su programa”, dice Durán.

Loading...