Inicio Actualidad Caracas baila con lobos

Caracas baila con lobos

Ni tiene la exclusiva Donald Trump, ni es la primera vez que se utiliza la ayuda humanitaria para justificar otros fines. El concepto ya se había manejado para intervenir en Somalia, sacar información en Afganistán o edulcorar la ocupación de Irak. Por eso aunque los camiones que han llegado a la frontera de Venezuela con alimentos medicamentos pudieran socorrer alguna urgencia, no es ayuda humanitaria.  Sé que suena raro y hay que ir al detalle para explicarlo. La ayuda humanitaria es aquella que se ofrece a las víctimas de una catástrofe natural o en un conflicto cuando las autoridades no pueden cubrir las necesidades básicas de la población. Hasta aquí los camiones tendrían sentido. Pero para considerar que la ayuda sea humanitaria tiene que cumplir tres condiciones: que sea independiente, imparcial y neutral.

Explicar estos tres conceptos en detalle nos llevaría a escribir un tratado, pero básicamente a lo que se refieren es a que en medio de un conflicto la ayuda no puede tomar parte por ningún bando y tiene que poder responder a las necesidades de toda la población. Por eso la ayuda humanitaria siempre depende de organizaciones independientes de los gobiernos y las partes, con experiencia en conflictos ¿Es ese el sentido de los camiones que EEUU ha enviado a la frontera? Lo que parece claro es que la población venezolana está necesitada. Con una inflación millonaria, amplias capas de la población no alcanzan a comprar alimentos, en los hospitales escasean medicamentos que en algunos casos pueden llegar a ser vitales. Nicolás Maduro puede negar que haya una crisis humanitaria –aunque exista- y frena la entrada de los camiones porque así demuestra en manos de quien está el poder. Pero también porque tiene la certeza de que lo que llevan los camiones, no es ayuda, es una trampa para sacarle del poder.

Conflicto

Venezuela vive ahora en un conflicto político con un presidente autoproclamado y otro elegido fraudulentamente. El potencial para que estalle un enfrentamiento violento no es menor y es ahí donde los actores globales se están posicionando. El plan de abrir una vía de ayuda que legitime a Juan Guaidó se gestó en los pasillos de la Casa Blanca con el apoyo de los opositores mas radicales que están en la diáspora y una parte de los que controlan la Asamblea Nacional que considera inútil negociar. La intención mas que ayudar a la población es dividir a un Ejército venezolano que forzado por las circunstancias podría decantarse por no cerrar la frontera.

La ayuda humanitaria es otra cosa, con el enfrentamiento mas enconado aparecen los lobos. Frente a la escalada del conflicto, el anuncio de esta ayuda de momento solo es una rendija por donde el lobo americano enseña la patita de una intervención. Pero con los camiones parados en la frontera, Rusia ha abierto agencia en Moscú para librar el embargo y gestionar desde el Kremlin las cuentas del petróleo venezolano. Solo dos muestras de cómo Venezuela ya está bailando con lobos.