Inicio Actualidad Carta a Enrique de Diego a Santiago Abascal: Has firmado tu sentencia...

Carta a Enrique de Diego a Santiago Abascal: Has firmado tu sentencia de muerte

(El Mundo)

Por su interés reproducimos la carta de Enrique de Diego al líder de Vox, Santiago Abascal, y que ha sido publicada en el digital que dirige el veterano periodista segoviano:

Enrique de Diego.- Para que nos vamos a andar con rodeos, eres un patente chorizo, que no vales para nada y por eso precisas que te jaleen tus hooligans, como el 8 de marzo, que en la cruz llevas la penitencia, Santiago Abascal. Estoy seguro que has podido meter la mano en la caja, 13 millones de euros son una tentación demasiado fuerte para ti, que has estado siempre, hasta hace dos días con dificultades económicas. Ya me lo dijo Juan Jara, tu vicepresidente, que no soportó tu corrupción y se fue, “Santi pronto se hará con una mansión”. Y dicho y hecho, una mansión de un millón de euros, que nadie sabe explicar de dónde lo has sacado, pero yo sí te lo puedo explicar: los has presuntamente robado, has metido presuntamente la mano en la caja del dinero de las subvenciones, porque no tienes un partido, tienes una escombrera con los deshechos de cada casa, delincuentes habituales, estafadores compulsivos, pasantes que no tenían dónde caerse muertos, periodistas fracasados sin oficio ni beneficio, escritores que no han escrito nunca una novela, echadoras de cartas del tarot, timadores de subvenciones al tiempo que denuncian las subvenciones y los chiringuitos, abogados sin clientes, tarugos de toda especie, administradores desleales, expertos en alzamientos de bienes, arquitectas que se saltan las normas colegiales, yunques que mienten, esposos que pegan a su esposas, picaros enfundados en la sagrada bandera y en la cumbre tú, el más deleznable de todos, Santiago Abascal, que tienes una escombrera de partido, un asco vomitivo, todos a colocarse y a medrar.

Pero tú, de chiringuito en chiringuito y tiro porque me toca, que nunca has dado un palo al agua, que nunca has cotizado, alma de cántaro, que te casaste cuando llevabas tiempo amancebado con la influencer de pacotilla, porque te lo aconsejaron, que no estaba bien que un dirigente de la derecha, traidorzuelo desde los primeros compases a Aleix Vidal Quadras, aunque ese se lo tiene merecido, por sinvergüenza, que llegaste hasta el altar con una mano delante y otra detrás, que lo primero que hiciste fue pasarle todos sus numerosos gastos a tu partido, comer a dos carrillos en el Hotel Palace y en el Rits, vividor de tres al cuarto. A ti quién te va a pedir explicaciones en el partido. Si sois cuatro…Javier Ortega, que todo lo que tiene de alto lo tiene de tonto, un abogado sin clientes, un niño de papá, Iván Espinosa de los Monteros, que nunca ha hecho nada, y Rociito Monasterio, que está encantado de haberse conocido y de haber medrado con las autonomías, con esas que vais a acabar pasado mañana por la mañana. Si lo único que haces bien, para lo que sirves, sociólogo, o sea nada, es para ir a los toros y para entrenarte en el gimnasio. Si tenías dificultades económicas hace menos de un año y con la presión fiscal que padecemos para financiar a una cigarra como tú, no has tenido tiempo para ahorrar para la mansión, así que has metido las dos manos en la caja.

Vas a prestar el último servicio a la casta, payaso, tú que siempre has sido un chico obediente, vas a presentar moción de censura para hacer el ridículo, para acabar con Pablito Casado, que de tanto regalarle masters y títulos, no sabe de nada, más que con Pedro Sánchez, porque acabar no acabas, no te dan los números, y además te falta autoridad moral porque te empeñaste el 8 M en tener tu baño de masas y gritar ¡viva el rey!, para dejar claro que sirves a la casta. Y lo que vas a dar el pistoletazo de salida a la frustración nacional que te llevará por delante, como a todos los falsarios. Tú el más falsario de todos, patriota de opereta. Has engañado a mucha gente, durante demasiado tiempo, pero no se puede engañar a toda la gente todo el tiempo. El que nace lechón, muere cochino.