Inicio Actualidad Carta de una madre soltera: «¿Debo dejarlos solos o debo quedarme con...

Carta de una madre soltera: «¿Debo dejarlos solos o debo quedarme con ellos en casa y morirnos de hambre?»

Ascensión González.- Tengo 43 años y dos hijos, de cinco y siete años. La mía es una familia monoparental. Actualmente trabajo en la oficina de una planta de reciclaje, de servicio «no esencial», pero aún así no he parado de trabajar, exceptuando una semana de vacaciones que la empresa nos hizo coger al principio del estado de alarma.

Sin colegio para los niños, guarderías u otro tipo de lugar para dejarlos, me veo ahogada por la situación. Mi familia está en el pueblo y no pueden desplazarse para quedarse con los niños, aparte de que mi madre ya es mayor y tiene patologías previas.

Yo tengo una jornada laboral reducida para conciliar mi vida laboral con la escolar y, según las salidas que el Gobierno ofrece ahora para mi caso, podría reducir la jornada al cien por cien, pero mis ingresos también se verían reducidos en la misma proporción.

Mis dudas son: cuando el Gobierno dice que no va a dejar a nadie atrás, ¿ha pensado en la conciliación laboral de las familias monoparentales que ya tienen su jornada reducida? ¿Qué tengo que hacer para poder tener ingresos y alimentar a mis hijos? ¿Debo dejarlos solos, o debo quedarme con ellos en casa y morirnos todos de hambre?

Hasta ahora he tenido que hacer filigranas para poder conciliar y cada día me veo más ahogada por la situación, porque ya no sé a quién pedir más favores para que se quede con mis hijos, con el riesgo que eso conlleva en tiempos de pandemia.

¿Y en septiembre, qué va a pasar? ¿Qué voy a hacer? Sin contar con que en casa no tengo dispositivos para los niños, ni puedo dedicarles el tiempo que necesitan para su educación. Tenía concedidas las becas comedor para mis dos hijos y las he dejado perder porque no podía desplazarme a diario dos kilómetros y dejarlos solos para recoger sus menús.

Todo esto me crea una incertidumbre y una ansiedad que no se las deseo a nadie. Imagino que hay muchas personas como yo. Ruego que se dé visibilidad a esta situación tan precaria, para ver si el Gobierno o alguien nos tiene en cuenta a la hora de tomar decisiones con respecto a la educación.

* Ascensión González Bautista vive en Albacete.