Inicio Actualidad Cártel mexicano amenaza de muerte a la reconocida periodista Azucena Uresti –...

Cártel mexicano amenaza de muerte a la reconocida periodista Azucena Uresti – La Gaceta de la Iberosfera

La periodista mexicana Azucena Uresti, conductora de espacios televisivos de Milenio TV, fue amenazada de muerte en un video subido a redes sociales este 9 de agosto. Su autoría es atribuida al líder del Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG) Rubén Oseguera Cervantes. Los criminales la acusan de “proteger” -con su cobertura noticiosa-, a grupos de civiles armados, conocidos como “autodefensas”, en Michoacán, contrarios a ese cártel.

El narcotraficante aseguró que Milenio “le está agarrando dinero” a las llamadas “autodefensas”, al “Abuelo”, a los “Viagras” y a Hipólito Mora, quienes para él son narcotraficantes también, pero escudan sus actividades bajo el emblema de las llamadas “autodefensas en Michoacán”.

“No creo que el gobierno no se dé cuenta que no son autodefensas por el tipo de armamento que traen”, alega Oseguera, quien los califica de cobracuotas. 

“Nunca le he pegado a ningún noticiero, porque nunca me habían tirado a mí directamente, pero esta señorita, Azucena Uresti, se escuda en su ejercicio periodístico, para supuestamente cobrar dinero de esas ‘autodefensas’”, dijo Oseguera.

“A ti, Azucena Uresti, una cosa te hago saber: no seas pendeja y bájale de huevos, porque te aseguro que si no le bajas de huevos y sigues tirándome, te lo aseguro que donde sea que estés, doy contigo, y te haré que te comas tus palabras, aunque me acusen de feminicidio, porque no me conocen a mí, Rubén Oseguera Cervantes, que no soy cobracuotas, ni extorsiono”, amenazó.

Oseguera aseguró ser un narcotraficante “a mucho orgullo”.

Pese a las constantes agresiones y asesinatos a periodistas en México, es poco usual que un periodista de proyección nacional –como Uresti– sea directamente amenazado de muerte por un grupo criminal.

Para la senadora panista Lilly Téllez, la amenaza a Azucena Uresti “es resultado de la institucionalización de la impunidad al crimen organizado.

“El presidente pasará a la historia por su cobarde renuncia a la protección de la vida de los ciudadanos”, condenó la congresista, quien recordó que en los últimos años se ha ido agravando el ejercicio de la labor periodística en México, ante las constantes amenazas, intimidaciones, agresiones y ataques.

Téllez solicitó el apoyo de la Dra. Olga Sánchez Cordero, titular de la Secretaría de Gobernación, para que se le brinden a Azucena Uresti “las medidas de prevención y protección para garantizarle la vida, la integridad, la libertad y la seguridad; al encontrarse en una situación de riesgo debido a su labor periodística y a las amenazas proferidas en su contra. 

La senadora pidió además que se active el Mecanismo de Protección para Personas Defensoras de los Derechos Humanos y Periodistas, previsto en la ley.

El expresidente Felipe Calderón, quien emprendió una guerra contra los cárteles de la droga en su administración, tuiteó en referencia a la amenaza del CJNJ contra la periodista.

Fernando Belauzarán, exlegislador de oposición y con gran presencia en redes sociales, advirtió que las amenazas de un líder del cártel a un medio como Milenio,  y en particular a la periodista Uresti, “son inadmisibles”, por lo que se unió a la demanda al presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO), “para que se proteja a la periodista y, con ello, a la libertad de expresión”.

Héctor de Mauleón, columnista de El Universal, tuiteó a AMLO que la amenaza Uresti es muy preocupante y “por ningún motivo” se puede dejar pasar. “Aquí no caben los discursos ni los abrazos. Debe usted garantizar a toda costa la seguridad y la libertad de expresión de esta periodista. Solidaridad total con ella”.

La periodista Mónica Garza, también expresó su solidaridad con Azucena Uresti, “esperando que las autoridades correspondientes hagan lo que toca para resguardar su integridad y así, la libertad de expresión de las y los periodistas mexicanos”.

El ejecutivo respondió al pedido generalizado mediante el vocero de presidencia, Jesús Ramírez Cuevas, escribió en su cuenta de twitter: “Ante las amenazas a medios de comunicación por parte del CJNG, el @GobiernoMX tomará medidas pertinentes para proteger a periodistas y medios de comunicación amenazados. Las libertades democráticas están garantizadas junto con el derecho a la información para los ciudadanos”.

Sin embargo, la política de “abrazos, no balazos” de López Obrador no parece estar funcionando en México. Entre diciembre del 2018 –cuando el socialista llegó al poder– y julio de 2021, 43 periodistas y 68 activistas han sido asesinados en el país, según datos de la propia Secretaría de Gobernación.

Peor aún, esa misma dependencia expuso que siete periodistas y dos defensores asesinados, gozaban del “Mecanismo de Protección para Personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas”, que a todas luces no cumple con su objetivo de mantener con vida a quienes dice proteger.

El 26 de junio de 2021, el CJNG cometió un aparatoso atentado contra el Secretario de Seguridad de la Ciudad de México, Omar García Harfuch, quien recibió a bordo de su camioneta blindada cerca de 400 balazos en sólo 3 minutos. Dicho episodio habla de la seriedad con que deben ser tomadas las amenazas de este grupo criminal.

El CJNG es acaso el más poderoso de los grupos de narcotráfico que operan en México y que han expandido sus operaciones a decenas de otros países. Reportes señalan que cuenta con artillería pesada, y opera con drones y camiones blindados en Michoacán, de donde es oriundo Rubén Oseguera, alias “el Mencho”.

A finales de 2019, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, había advertido que su gobierno estaría por clasificar a los cárteles mexicanos dentro de la categoría de “terroristas”. Esta propuesta incluía al CJNG, y a los grupos de Sinaloa, Tijuana, Juárez y Los Zetas. 

El entonces mandatario norteamericano ofreció a AMLO que le permitiera ir a “limpiar” a México de esos grupos, pero el tabasqueño habría rechazado tal idea.

Esa noción no era nueva, pero fue retomada por Trump a partir de la masacre de 9 miembros de la familia mormona LeBarón, en Sonora, siendo que muchos de ellos tenían doble nacionalidad. Se trataba de madres y sus pequeños hijos.

Cabe recordar que Oseguera desde marzo de 2020 es considerado el objetivo número 1 de la Administración de Control de Drogas (DEA), que ofrece 10 millones de dólares por su captura.

Al CJNG se le acusa de ser una de las cinco transnacionales más peligrosas del orbe, y de traficar toneladas de cocaína, así como de metanfetaminas y heroína a Estados Unidos.

En México, la Fiscalía General de la República ha ofrecido desde agosto del 2018 una recompensa de 30 millones de pesos a quien colabore para detener a Oseguera Cervantes. 

Su fortuna, según la propia DEA, estaría valuada en mil millones de dólares. 


Publicidad