Inicio Actualidad Casado: “Los pactos de Sánchez son de una indignidad moral que tiene...

Casado: “Los pactos de Sánchez son de una indignidad moral que tiene que acabar”

El presidente del Partido Popular, Pablo Casado, volvió a criticar con dureza los pactos del Gobierno de Pedro Sánchez con Bildu al considerarlos «de una indignidad moral que tiene que acabar».

Casado considera que «no se puede mandar un mensaje de que la gente que ha matado 850 personas en España son socios homologables en el entorno político en el que sus padres desarrollaban su vocación pública».

Casado lanzó este ataque a Sänchez durante la clausura del 17º Congreso Provincial del PP en Zaragoza, lugar en el que aprovechó para elogiar a Jorge Azcón, alcalde de la capital y baluarte de las protestas que provocaron que se retirara el Real Decreto con el que el Gobierno se quedaría con los beneficios de los municipios.

La negociación de los Presupuestos ha sido el tema principal de Casado, que ha criticado también el borrador que ha sido cuestionado por Airef, el gobernador del Banco de España y el Fondo Monetario Internacional. Según Casado, serán las clases más bajas las perjudicadas por las subidas de impuestos y tasas.

Aunque recalca Casado que no los critica sólo por una cuestión económica sino porque saldrán «a cambio de los acuerdos más incofesables» y pide a Sánchez que «diga la verdad».

Para Casado, Sánchez «tiene una idea de España que no es homologable en otro país europeo».

«No conozco ningún país europeo que defienda a dictaduras latinoamericanas o que se sustente en un partido que está justificando el asesinato político o no condena el terrorismo o que los partidos que quieren romper la unidad nacional sean determinantes no solo en los presupuestos sino en la educación de nuestros hijos y se permitan excluir la lengua común de todos los españoles como vehicular para las futuras generaciones de españoles».

Así, el líder del PP insta a Sánchez a que elija renunciar «al centro o a los extremos» ya que el debate en España es «entre extremistas y moderados, radicales y demócratas, populistas y constitucionalistas».

De esta manera, Casado llama «al socialismo histórico» y los presidentes autonómicos del PSOE críticos con los pactos que respondan a su «responsabilidad histórica» de «no hacer un país a garrotazos» sino uno «en el que nos podamos poner de acuerdo para defender los derechos y libertades y los intereses de los españoles».