Inicio Actualidad Casado marca la táctica a los barones: discurso nacional y tolerancia cero...

Casado marca la táctica a los barones: discurso nacional y tolerancia cero con la corrupción

Los 26 escaños logrados en las elecciones en Andalucía han traído una sensación de euforia a la dirección del Partido Popular. Tanto, que el partido enfilará esta misma semana la carrera hacia su próximo reto electoral, las autonómicas y municipales del próximo año.

Este lunes, y tras analizar con su equipo los resultados, el presidente del PP, Pablo Casado, no pudo contener la euforia y avanzó que sus líderes territoriales ya están preparados para afrontar cuanto antes los siguientes comicios. “Estamos como una moto”, ilustró gráficamente. Pese a que los datos representan una caída respecto a 2015, el éxito se atribuye, sobre todo, a haber resistido el avance de Ciudadanos y la irrupción de VOX. Y, claro está, a que su candidato, Juanma Moreno, esté en condiciones de aspirar a presidir la Junta, precisamente en suma con sus dos competidores más directos.

El ‘método andaluz’

Casado repetirá en los comicios que vienen el ‘método andaluz’, que considera le ha traído buenos resultados. Esto es, kilómetros de carretera e implicación total con sus candidatos. Una estrategia que le llevó en Andalucía a recorrer más de 9.000 kilómetros, participando en más de 45 actos, entre mítines, citas sectoriales o encuentros con empresarios, en 11 de los 15 días de la campaña. El propósito principal es conferir a los comicios territoriales un sesgo nacional y conectar los éxitos del partido en el conjunto de toda España. Y, ante todo, mantener unificado el discurso, eminentemente en clave estatal.

Las campañas serán duras. El mensaje, afinado y con propuestas claras. Y el eje central, la tolerancia cero con la corrupción. Ahí habrá menos rodeos si cabe. El PP quiere romper de una vez con la lacra que ha lastrado sus últimos resultados políticos y que motivó la moción de censura que llevó a Pedro Sánchez a La Moncloa con el apoyo de los partidos independentistas.

Temas clave: unidad, familia, libertad

La aparición del partido de Santiago Abascal -12 diputados- obliga al PP a ajustar su mensaje, más polarizado, definiendo sus temas clave: unidad, lucha contra el terrorismo, familia y libertad, afirman en fuentes de la dirección. Postulados, en la práctica, muy similares a los de VOX.

En la cúpula ‘popular’ no firman las críticas que confieren a esa formación un sesgo ultraderechista al estilo de la francesa Marine Le Pen, abiertamente antieuropea, y se prestan a negociar.

La única línea roja será la defensa de la Constitución, aseveró este lunes el candidato Juanma Moreno. Y eso implica que propuestas como la supresión de las autonomías, una de las medidas estrella de los de Abascal, no tengan cabida para el PP. “Si se quieren reforzar competencias, bien, pero la supresión de las comunidades autónomas es algo por lo que el PP no va a pasar”, avisó Casado.

Sobre el resto de asuntos sí hay margen. Esto es, por ejemplo, bajada de impuestos, defensa de la unidad de España, de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, o propuestas contra la inmigración. Los ‘populares’  creen que es posible llegar a acuerdos, alejados de la presunta radicalidad con que se pinta el programa político de VOX.

‘Tour’ de candidaturas

Casado iniciará a finales de esta misma semana un ‘tour’ por “todas las autonomías para nombrar los candidatos y lanzar un proyecto ganador”. Por lo pronto, estos días visitará dos comunidades y la próxima semana otras dos, aunque no ha desvelado cuáles son las autonomías que figuran en este momento en su agenda, informa Europa Press.

En algunos feudos ha crecido la inquietud estas semanas ante la incógnita sobre quien encabezará la lista del partido en 2019. Es el caso de Madrid, donde Casado tendrá que decidir si apuesta por el cambio o por mantener a sus actuales portavoces. En el Ayuntamiento ejerce como portavoz José Luis Martínez Almeida -desde que se marchó Esperanza Aguirre hace más de un año- y en la Comunidad de Madrid está al frente Ángel Garrido tras la dimisión de Cristina Cifuentes.

El Ayuntamiento de Valencia es otra de las plazas clave sobre las que tiene que tomar una decisión. El eurodiputado y exconsejero valenciano Esteban González Pons ha aparecido en algunas quinielas como candidato a la alcaldía, pero él ha dejado claro que prefiere seguir en el legislativo comunitario. Para la Generalitat, parece que no hay duda en que la aspirante será la presidenta de la formación, Isabel Bonig.

Otra plaza clave es el ayuntamiento de Barcelona, ya que Casado ha anunciado su intención de concurrir con sus propias siglas y no integrarse en la plataforma que lidera el exprimer ministro francés Manuel Valls.

Junto a las candidaturas autonómicas, el presidente del PP tiene que tomar una decisión respecto a muchas capitales de provincia que están a la espera de conocer al número uno y si se producirá una renovación en sintonía con la que ha registrado el partido a escala nacional este verano, tras la marcha de Mariano Rajoy.

El dirigente ‘popular’ tiene previsto llegar a esa Convención de enero con todos los números uno ya anunciados y que ese encuentro sea el pistoletazo de salida de la precampaña hacia los comicios de mayo.