Inicio Actualidad Casado: “No haremos presidente al peor socialista de los últimos 40 años”

Casado: “No haremos presidente al peor socialista de los últimos 40 años”

El ‘no’ a Sánchez sigue resonando con fuerza en Génova 13. A pesar de los intentos de acercamiento de algunos populares como Alberto Núñez Feijóo o Esperanza Aguirre, este lunes Pablo Casado ha dejado clara su postura: no harán presidente al «peor socialista de los últimos 40 años», mientras negocia la soberanía nacional con «defensores del terrorismo, delincuentes y golpistas».

Casado ha mostrado su malestar ante las negociaciones del PSOE con Podemos, ERC y Bildu, que cuestionan a la nación española: “Ese cínico eclipse moral tiene que llegar a su fin. Hasta aquí podemos llegar”, ha subrayado. «Sánchez no se va a comprar la presidencia al precio de la soberanía nacional, ni tampoco al precio de la destrucción de la alternativa democrática y moderada que representa el PP. Ni nos vamos a ir ni nos van a echar», ha añadido.

“Tenemos al secretario general del PSOE negociando la soberanía con defensores del terrorismo, delincuentes y golpistas”, ha descrito Casado, quien ha lamentado que “asistamos a una verdadera normalización de lo aberrante, de lo excéntrico y de lo autodestructivo” y ante esta situación, “para algunos el problema somos nosotros”.

En opinión del líder del PP, el verdadero problema es que el PSOE se limita a impulsar «el proyecto político que quiere y lo hace con quienes ha decidido que sean sus socios”. “Se nos exige que asumamos un dilema perverso: o aceptamos desaparecer voluntariamente como alternativa al socialismo haciendo presidente a Sánchez, o Sánchez nos amenaza con hacernos desaparecer llevando adelante una mutación del sistema de la mano de la izquierda y los nacionalistas”. «No haremos presidente al peor socialista de los últimos 40 años», ha sentenciado.

Casado ha asegurado que “el acierto táctico no será suficiente en esta situación”. “Lo que España necesita hoy de nosotros es que sigamos en nuestro sitio”, por ello ha abogado por que el PP se mantenga “firme y convencido de que es la solución y no el problema”.