Inicio Actualidad Casado y Arrimadas acuerdan ir unidos en el País Vasco pero Feijoó...

Casado y Arrimadas acuerdan ir unidos en el País Vasco pero Feijoó se planta en Galicia

PP y Ciudadanos siguen buscando la fórmula para concurrir juntos a las próximas elecciones de Cataluña, País Vasco y Galicia, pero también más allá de los comicios autonómicos. Los respectivos líderes, Pablo Casado e Inés Arrimadas, han mantenido este martes una reunión para estudiar fórmulas que permitan una coalición que pudiera llegar, incluso, hasta las elecciones generales.

Parece que el acuerdo es casi definitivo en el País Vasco, pero no en Galicia, donde, a pesar de que en Cs estarían dispuestos a renunciar a la fórmula «Mejor unidos», los populares tienen mayoría absoluta y responsabilidades de Gobierno.

Con la fecha de este jueves como límite para la presentación de listas conjuntas, a la salida del encuentro, Arrimadas ha insistido en la fórmula «Mejor unidos» en los tres territorios y ha asegurado que por parte de Ciudadanos «ni el nombre ni el logo van a ser un problema». Hacía referencia de esta forma a los problemas que está encontrando para convencer de esta coalición al presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijoó, que insiste en seguir con las siglas del PP en la región.

Tras apuntar que el encuentro ha discurrido en un tono «muy cordial y positivo», ha vuelto a incidir en que el principal «escollo» continúa siendo Galicia: «Nuestro planteamiento en Galicia es el mismo que hacemos en Cataluña, donde somos más relevantes que el PP, pero a la inversa».

«No estamos pidiendo que el PP no se presente en Cataluña, sino que nos presentemos juntos», ha afirmado Arrimadas, para añadir que piden «lo mismo en Galicia». La líder de Cs ha dicho que «lo que pedimos es un acuerdo transversal en los tres territorios». Por eso, ha dejado claro que no tira la toalla y llamará personalmente al presidente Feijoó para intentar que salga adelante la coalición.

Ha acompañado a Casado el secretario de Organización de su partido, Teodoro García-Egea, y a Arrimadas, el secretario general del grupo parlamentario de Cs en el Congreso, José María Espejo.

Precisamente, García Egea ha afirmado después de la rueda de prensa de Arrimadas que “el problema no es el mismo” en Galicia y en el País Vasco, por lo que el PP aboga por buscar la «fórmula adecuada» en cada territorio para unir fuerzas con Ciudadanos.

Así, la postura del PP sigue inamovible sobre no concurrir juntos en Galicia. El secretario general del PP ha explicado que «hasta el 1 de marzo tenemos todas las vías abiertas».

Hay que recordar que el presidente de la Xunta y candidato a la reelección, Alberto Núñez Feijóo, había rechazado la posibilidad de ir en coalición en los comicios del 5 de abril y renunciar a las siglas del PP.

Antes de la reunión, desde el PP gallego ya han dicho que están abiertos a «acoger» a «todo aquel que se sienta cómodo» bajo sus siglas. Tienen claro que «la fórmula que funciona» en Galicia es «confiar en el PP y en Alberto Núñez Feijóo». Entienden que es la mejor forma de evitar que se traslade a la región «lo que está pasando en España» en cuanto la formación de «gobiernos tripartitos, cuatripartitos, con la izquierda radical e independentistas».

El presidente del PP ha insistido en que para los comicios gallegos no es necesaria esta coalición, ya que el PP es una marca que «ya aglutina» a todo el electorado del centro derecha en sus siglas y sería como si el PSOE en su época de mayoría en Andalucía hubiese renunciado a las suyas para ir con el Partido Andalucista.

Urgencia democrática

La portavoz del PP en el Congreso, Cayetana Álvarez de Toledo, ha insistido, por su parte, en la necesidad de un acuerdo con Ciudadanos para unir fuerzas en las elecciones autonómicas que se celebran este año porque es una cuestión de «urgencia democrática».

En declaraciones tras la Junta de Portavoces, se ha mostrado segura de que los esfuerzos para esta «reagrupación» del voto llamado constitucionalista en País Vasco, Galicia y Cataluña «no va a saltar por los aires». Y también de que ambos partidos sabrán encontrar «el punto de unión» para ser más fuertes ante nacionalistas y separatistas.