Inicio Actualidad Catalunya prorroga 10 días más el cierre de bares y restaurantes

Catalunya prorroga 10 días más el cierre de bares y restaurantes

El Govern de Catalunya ha decidido prorrogar 10 días más el cierre de bares y restaurantes para seguir reduciendo las cifras de contagios de coronavirus y aligerar la presión sanitaria. Así lo ha anunciado la consellera de Salut Alba Vergés en rueda de prensa. Además de la restauración, permanecerán cerrados, por lo menos hasta el domingo 22 de noviembre a las 00:00 horas, teatros y gimnasios. En cambio, Vergés ha anunciado que se quedarán fuera de esta prórroga, por lo que podrán abrir, los negocios de “contacto físico cercano como centros de estética, de masaje y de servicios sanitarios”. Eso sí, sólo se podrá atender un cliente por profesional.

Vergés ha explicado que la “curva está bajando pero el riesgo de rebrote sigue muy alto”, que la “tendencia es buena” y que se está en “el camino correcto aunque todavía no es suficiente”. La consellera ha recordado que hay 583 pacientes ingresados en las UCI, una cifra que está “muy por encima de los 300 que puede sostener el sistema” sin que éste quede afectado en el tratamiento de otras patologías no Covid.

Plan de desescalada

También ha anunciado que se establecerá a partir de ahora una limitación de 100 personas en los centros de culto “que se suma a la limitación actual del aforo a un 30%”.

Una vez superada esta nueva prórroga de 10 días que se alargará hasta el 22 de noviembre a las 00:00 horas, Vergés ha anunciado la aplicación de un “plan de retorno de la actividad afectada”. “Lo hablaremos con todos los sectores en los próximos días”, ha anunciado, subrayando que los primeros en recuperar la actividad serán los de “menor riesgo que se hacen al aire libre, como las terrazas de la restauración”.

Necesitamos estos diez días”

Por su parte, el conseller de Interior, Miquel Sàmper, ha explicado que el confinamiento perimetral diario de Catalunya, el municipal de fin de semana y el toque de queda nocturno también quedan prorrogados hasta el 22 de noviembre a las 00:00 horas. Respecto al toque de queda, ha detallado que podría llegar a estar vigente “hasta el final de la pandemia”.

“Necesitamos estos diez días”, ha recalcado el secretario de Salut Pública de la Generalitat Josep Maria Argimon, que ha vuelto a la primera línea del combate contra la Covid tras haber padecido la enfermedad. Argimon espera que en estos diez días de prórroga de las medidas se pueda alcanzar “un balance positivo de altas en las UCI respecto a los nuevos ingresos”.

La nueva prórroga ahonda en la brecha entre los socios del Govern, que han mostrado divergencia de opiniones sobre la gestión del cierre de bares, restaurantes y teatros. En este sentido, el presidente del grupo parlamentario de JxCat Albert Batet, ha lanzado esta mañana un mensaje al Govern reclamándole más medidas compensatorias a los sectores afectados por las restricciones si no se levantan ya.


Con esta prórroga de diez días, la Generalitat ha acabado desoyendo la petición del sector de la restauración ,que pedía la abertura y alarga la obligación de cierre hasta el 23 de noviembre.

Los restauradores no han tardado en lamentar la decisión. El Gremio de Restauración de Barcelona ha negado que alargar 10 días más el cierre de bares y restaurantes sea el camino correcto para controlar la pandemia y ha acusado a la Generalitat de “hundir” la economía para intentar frenar el avance de la Covid-19.

Desde el Gremio aseguran que en las reuniones anteriores con el Govern se habló de aplicar una “medida drástica, pero concentrada en el tiempo”, y se les pidió un esfuerzo de 15 días, por eso ahora se oponen a la prórroga anunciada hoy, ya que alargaría el cierre de sus negocios durante 40 días, hasta el 22 de noviembre.

Bares y restaurantes denuncian que se sienten “abandonados”, pese a la “retórica de apoyo” del Departamento de Salud y el “calor” ofrecido por la consellera Vergés, a quienes acusan de “haber perdido cualquier tipo de vinculación con el mundo real”. El Gremio pide que no se demore ni un solo día más la reapertura de sus locales y revindica que la actividad debe incluir tanto el interior del establecimiento como la terraza, además de un horario amplio.

Por otra parte, al ser preguntada por si las medidas pueden ser desestimadas por un tribunal, Vergés ha reivindicado que “están muy pensadas y muy trabajadas a nivel técnico” por lo que desde el Ejecutivo catalán no entenderían que las medidas no entrasen en vigor. “Son unas medidas que creemos imprescindibles para seguir con el control de la pandemia de coronavirus”, ha defendido Vergés.

El Tribunal Superior de Justicia de Catalunya (TSJC) ha dado un plazo de dos días a la Generalitat para que justifique la prórroga del cierre de la restauración, la hostelería y las salas de juego y ha rechazado suspender cautelarmente las restricciones del Govern para atajar la pandemia.

La Justicia da hasta mañana a la Generalitat para que justifique la prórroga

En un auto, al que ha tenido acceso Efe, la sala contenciosa del TSJC ha acordado desestimar las medidas provisionalísimas que solicitó la patronal del ocio nocturno Fecasarm para que suspendiera la prórroga del cierre del sector. Sin embargo, en el mismo escrito ha instado a la Generalitat a que en un plazo de dos días -que vence mañana- presente las alegaciones que considere para defender la necesidad de que bares y restaurantes, así como casinos y salas de juego deben permanecer cerrados, hasta que resuelva el fondo del asunto.

El Govern de Catalunya ha decidido prorrogar 10 días más el cierre temporal de bares y restaurantes (Enric Fontcuberta / EFE)

Asimismo, la sala acuerda en otro auto declararse competente para dirimir la cuestión, dado que el cierre de dichos sectores económicos no ha sido decidido en base al real decreto del estado de alarma, sino en aplicación de la Ley de Salud Pública de Catalunya.

En sus recursos de impugnación, Fecasarm alega que el cierre es una medida “arbitraria, ineficaz, desproporcionada, engañosa e innecesaria” y acusa a la Generalitat de poner en riesgo miles de puestos de empleo.

¿Cómo será la desescalada?

¿Y después qué? La consellera ya ha apuntado algunas de las líneas generales de ese plan de desescalada que se pondrá en marcha cuando finalice su prórroga el 23 de noviembre. No será una desescalada “de golpe”. Vergés ha concretado que trabajan en el retorno de aquellas actividades “con un menor riesgo epidemiológico” como aquellas que se realizan al aire libre, entre las que ha destacado las terrazas del sector de la restauración, es decir, bares y restaurantes.

Sàmper ha añadido que desde la Conselleria de Interior “esperan iniciar una descompresión de las medidas a partir del 23 de noviembre”. Por su parte, Argimon ha defendido que cuando finalice esta prórroga abrirán toda actividad al aire libre “sea cuál sea el resultado” de las restricciones y el estado de los indicadores epidemiológicos, aunque ha matizado que están convencidos que estos 10 días de prórroga irán bien.

Así, Vergés ha detallado que, para buscar el equilibrio entre recuperar la actividad económica y el control de la pandemia, la Generalitat trabajará el plan de desescalada con los diferentes sectores afectados. El secretario de Salud Pública ha asegurada que intentarán que la vuelta de la actividad económica sea lo más elevada posible y ha pedido la complicidad de los sectores que están sufriendo: “Esperemos que en diez días veamos el final del túnel”, ha concluido.

¿Apruebas las restricciones en bares, restaurantes y comercios en Catalunya por los rebrotes de la Covid?
¿Apruebas que los jueces enmienden medidas de los gobiernos para la Covid-19?