Inicio Actualidad Chaves abandona la comisión de la Faffe por haber “manipulado” e “instrumentalizado”

Chaves abandona la comisión de la Faffe por haber “manipulado” e “instrumentalizado”

Ha acudido, pero para irse y para ventilar lo que cree “insólito” en la trayectoria del Parlamento andaluz: que se cite a un ex presidente de la Junta “72 horas antes de la fecha electoral” del próximo 10 de noviembre (10-N). Manuel Chaves había sido llamado hoy por la comisión de investigación en la que se analiza la gestión de la Fundación Andaluza Fondo de Formación y Empleo (Faffe) para contestar a las preguntas de los diputados que la conforman, pero se ha negado.

En una breve intervención de arranque, el ex presidente ha dicho sentir que había sido “manipulado” e “instrumentalizado” en su condición de ciudadano y de un ex presidente del Gobierno autonómico, con el que no se ha tenido “deferencia democrática”. “¿Qué necesidad imperiosa existía para citarme 72 horas antes de la fecha electoral?”, ha lanzado.

Sus críticas no se han quedado ahí. Ha mantenido que “en una etapa de desafección política hacia las instituciones democráticas”, la convocatoria de esta comisión afecta “a la dignidad y a la credibilidad” de la Cámara, que “es la institución clave de sistema de autogobierno de Andalucía”.

Chaves se ha quejado de que más que haber acudido a una comisión de investigación, tenía la sensación de estar asistiendo a “un acto de campaña electoral convocado por determinados partidos”. Ha admitido que el Reglamento parlamentario no impide su citación, pero ha matizado no creer que “los legisladores al redactar la norma pensaran que se pudieran citar 72 o 48 horas antes de una fecha electoral”.

“La democracia es el respeto a los derechos de los ciudadanos y el ser citado con razones y en un ambiente ético. Además de ser el respeto al derecho a las minorías, a la acción de control del Gobierno, no al revés, y el respeto a las reglas democráticas convencionales o no, escritas o no, como las que creo que se han transgredido en estos momentos”, ha mantenido. Se ha sujetado también a un “principio fundamental”: el de “la neutralidad política de las instituciones democráticas”, que cree que se ha “roto arbitrariamente”, con su llamamiento.

Por esas razones se ha acogido a su derecho a no declarar, ha guardado silencio a partir de ahí y no ha querido responder a ninguna de las preguntas que los miembros de la comisión se habían preparado. Es más, ha abandonado la sala, no sin antes mantener una airada discusión con el presidente de la comisión, Enrique Moreno, de Ciudadanos, quien ha acabado suspendiendo la sesión.

Hoy están convocados además los ex presidentes del Ejecutivo regional José Antonio Griñán y Susana Díaz y la ex consejera y ministra de Hacienda en funciones, María Jesús Montero, aunque se prevé que ninguno de los tres acuda.