Cierra el restaurante «Locum» después de 15 años en el Casco de Toledo

La crisis económica y la firme voluntad de mantener las señas de identidad del negocio han hecho inviable el proyecto

El restaurante «Locum», que durante 15 años ha sido uno de los referentes de la hostelería toledana dentro de la oferta media-alta, ha decidido cerrar definitivamente sus puertas. Así lo confirmó ayer a ABC su propietario, Víctor Sánchez-Beato, que también indicó que una vez resueltos los trámites laborales y administrativos pondrá a la venta el local, situado en la calle del mismo nombre y a escasos metros de la catedral, en pleno Casco Histórico toledano.

Sánchez-Beato manifestó a este periódico que «durante los últimos meses hemos hecho todo lo posible por seguir adelante con el restaurante». Sin embargo, los efectos de la larga crisis y la firme voluntad de seguir manteniendo las señas de identidad del negocio han hecho inviable el proyecto.

Reconocimiento general

Por el restaurante «Locum», que ha gozado de gran prestigio, ha pasado no solamente la clientela toledana, sino que mantenía una alta reputación entre el visitante llegado de fuera. Su carta y su cocina cuidada han merecido el reconocimiento general, no sólo en el restaurante sino en catering ofrecidos en numerosos actos, como es el caso de la catedral.

Aparte de su oferta culinaria, Sánchez-Beato se ha preocupado durante años de que por su local pasaran referentes de la gastronomía. Entre ellos el llamado cocinero del mar, el chef Ángel León, o los vinos del marqués de Griñón, al que casualmente ofreció hace pocos días su último servicio, ya que fue el encargado de preparar el menú del reciente enlace matrimonial de Carlos Falcó.

Loading...