Inicio Actualidad Cinco casos de médicos expedientados por tratar pacientes con pseudoterapias

Cinco casos de médicos expedientados por tratar pacientes con pseudoterapias

Los médicos de carrera no son ajenos al mundo de las pseudoterapias. Recapitulamos algunos casos de doctores  o investigadores expedientados por tratar a sus pacientes con prácticas peligrosas no avaladas por la ciencia. 

Gabriel Ruiz

Licenciado en Medicina y Derecho (también tiene algunos estudios de Filosofía), tiene su consulta en Aguilar de Campoo (Palencia). A ella acuden enfermos de toda España en verdadero peregrinaje. Es un médico colegiado -además de empresario pastelero- y sus pacientes derrochan confianza ciega en sus tratamientos. Tanto que algunos lo llaman san Gabriel. Cuando el enfermo entra en su despacho, encuentra un vergel. Rodeado de decenas de plantas, partituras y un loro, el doctor Ruiz recibe al cliente, le toma la mano y le pregunta qué le pasa.

Defiende la idea de que el cáncer tiene un conflicto emocional. Si se resuelve, adiós al tumor. Partidario del poder curativo de las plantas, pone en el tela de juicio la quimioterapia. Él ‘receta’ a sus pacientes -a los que dice no cobrar si no tienen capacidad económica- una dieta de fruta y verdura, así como limpiar y regenerar el cuerpo. Es firme defensor del MMS (Suplemento Mineral Milagroso, un derivado de la lejía prohibido como medicamento desde el 2010) para todo tipo de mal, desde el cáncer hasta los piojos. Actualmente, la Fiscalía General del Estado ha abierto una investigación contra los gurús que publicitan el MMS (clorito de sodio).

La mujer de Ruiz sufrió un cáncer de mama y, según él mismo confesó al programa de Cuatro ‘En el punto de mira’, terminó muriendo de un infarto. La fiscalía quiso investigar si el fallecimiento estuvo relacionado con la falta de quimioterapia, pero la causa se archivó. Ruiz confiesa que él mismo tuvo un cáncer y que se curó tras “perdonar a los jueces”. No es el único problema que ha tenido el doctor. Hace años impartió una conferencia en Valladolid y fue denunciado ante el Colegio de Médicos de Palencia. Presentó alegaciones y la institución archivó el caso.

Vicente Herrera

El pasado mes de abril, el Col.legi de Metges de Barcelona (COMB) sancionó con cinco años de inhabilitación para el ejercicio de la profesión médica a uno de sus colegiados, Vicente Herrera, que trataba a enfermos de cáncer con terapias sin base científica en sus consultas de Barcelona y Castellón.

En los años 90, Herrera ya fue fue inhabilitado dos años por el mismo motivo: divulgar y poner en práctica el método Hamer, también conocido como Nueva Medicina Germánica, creado por el médico alemán Ryke Geerd Hamer, que en 1981 propugnó que los tumores son un proceso que el organismo pone en marcha a consecuencia de un choque emocional, un tipo de postulado que va unido al rechazo al tratamiento médico (quimioterapia). Hamer aseguró que tanto él como su mujer habían sufrido cáncer tras la muerte violenta de su hijo.

Alberto Martí Bosch

Licenciado en Medicina, se presenta como exoncólogo pediátrico. Su currículo está inundado por presuntos títulos conseguidos en centros internacionales sobre “medicina ortomolecular, alterativa y homeopática”Es el fundador del grupo de centros Adivida, al que promociona como su “más ambicioso proyecto vital” y donde se practican todo tipo de terapias sin base científica. Martí Bosch es partidario de “desintoxicar” el cuerpo de sus pacientes, a los que trata con homeopatía, infusiones de hierbas y baños calientes con sal marina.

En 2002, fue uno de los 23 detenidos (13 eran médicos) por el escándalo del Bio-Bac, un falso medicamento que se promocionaba como sanador del cáncer. El juicio comenzó en 2014, pero Martí Bosch no se sentó en el banquillo. Según él mismo declaró a la prensa, tras ser detenido, declaró a la policía que conocía el Bio-Bac y que había recetado esa “formula magistral” a enfermos para sobrellevar mejor los efectos secundarios de la quimioterapia. Desconocía que se se trataba de un producto ilegal y dejó claro que “en ningún caso” desde su consulta lo había fabricado y distribuido en masa.

Ángel Lara

Este año, tras una exhaustiva investigación de ‘El Confidencial’, el Colegio de Médicos de Sevilla decidió suspender cautelarmente a Ángel Lara, al que denunció ante la fiscalía por un presunto delito penal. Defensor de la homeopatía, el doctor Lara se convirtió en una especie de chamán, el líder de una secta en la que humillaba, vejaba y abusa psicológicamente de sus pacientes además de extorsionarlos cuando daban el paso de abandonarle.

José Jesús Ruiz Goyanes

Una mujer de media edad ingresó en octubre del 2018 en el hospital Reina Sofía de Córdoba después de recibir, entre otros tratamientos, una terapia de ozono en la consulta que el doctor José Jesús Ruiz Goyanes tiene en Jaén. La paciente se sometió a dos prácticas ‘naturistas’ que consistían en punciones de tórax e hidrocolonterapia con ozono. Sufrió la rotura de un ventrículo y un neumoperitoneo en la cavidad peritoneal. El Colegio de Médicos de Jaén abrió un expediente a Ruiz Goyanes.

Almudena Ramón

En 2005, la investigadora Almudena Ramón presentó un estudio con resultados no concluyentes sobre la presunta mejoría de pacientes con lesión medular e inició una campaña para recaudar fondos. Trabajó en el Centro de Investigación Príncipe Felipe, en Valencia, donde tuvo problemas judiciales. Consiguió entrar en el CSIC, que terminó abriéndole un expediente. Ella, sin embargo, seguía defendiendo a capa y espada la revolucionaria terapia con la que, según su versión, podía tratar las lesiones medulares de los pacientes. Aseguraba que las ratas con las que había experimentado habían recuperado la movilidad.

Así lo aseguró en conferencias, como en la que ofreció en 2015 en el Club Siglo XXI de Madrid, donde fue presentada por el entonces exministro de Justicia, Alberto Ruiz Gallardón, y el torero Enrique Ponce. Ramón aseguraba que sus pacientes -sentados en sillas de ruedas por lesiones medulares- podían conseguir mejoras “muy sustanciales”. En esa misma conferencia de Madrid, un investigador del hospital de parapléjicos de Toledo -un centro científico de referencia- cuestionó el discurso de la ponente, que por toda respuesta le invitó a leer toda la “literatura científica” que avalaba su terapia.

Muchos pacientes pasaron por la consulta privada en Valencia de Ramón, que, como parte de su secreta terapia regenerativa, recetaba multitud de productos presuntamente médicos. Un paciente falleció, pero la familia no denunció. Finalmente, el pasado mes de junio, la Guardia Civil la detuvo en Alicante por los presuntos delitos de estafa y contra la salud pública.