Inicio Actualidad Ciutat Vella retira mesas a una decena de terrazas del Born, Barceloneta...

Ciutat Vella retira mesas a una decena de terrazas del Born, Barceloneta y Raval

Nuevo episodio en el pulso entre el distrito de Ciutat Vella, que sigue una línea dura contra la presencia de terrazas en la vía pública al margen del pacto global en la ciudad, y los empresarios de la restauración. Este miércoles, el distrito retiró mesas, sillas e incluso muebles y cubiertos en una decena de terrazas. Solo en el entorno de la calle Argenteria, en las plazas de Santa Maria del Mar y Jacint Reventós, el camión municipal se llevó 24 mesas de seis establecimientos. El distrito también actuó en la Barcelona y en la calle Xuclà, en el Raval. 

El distrito de Ciutat Vella concedió el mes de mayo licencias provisionales válidas hasta diciembre del 2018 en espera de la aprobación de la ordenanza de terrazas, tras el pacto al que llegaron el Ayuntamiento y el Gremi de Restauració el diciembre del 2017. Aunque la filosofía y la letra de la ordenanza aprobada en verano llevaba, según el director del Gremi de Restauració, Roger Pallarols, a mantener o incrementar las terrazas existentes, en el caso de Ciutat Vella se han empezado a comunicar nuevas licencias en las últimas semanas con recortes del número de mesas autorizadas, con el argumento de que el distrito tiene un grado de saturación del espacio público y de molestias a los vecinos superior al del resto de la ciudad. Actuación que según Pallarols supone no solo un incumplimiento del acuerdo y una interpretación muy dudosa de la ordenanza sino un “abuso de poder”, una aprobación de licencias incorrecta “y que se recurrirá por el proceso contencioso” y un celo sancionador e inspector de los servicios municipales “que resulta un agravio comparativo frente a la inacción con el ‘top manta'”.

Ayer había presencia de manteros en la zona pero, según los restauradores afectados, ni más de la habitual ni en los espacios dejados vacíos por las terrazas suprimidas.

Los responsables de los locales afectados protestaban ayer por la incautación del material retirado y por los efectos en el personal; una supresión de cuatro mesas supone, según varios de ellos, el despido de un camarero y un cocinero. En la plaza Jacint Reventós, de los cuatro locales con terrazas  (Telefèric, Taller de Tapes, Guindilla y Sagardi) dos tenían licencia concedida hasta el 31 de diciembre para 8 mesas y dos, para 4. En realidad, todos ellos tenían instaladas en la calle 8. Las nuevas licencias les dejan cuatro mesas a cada uno de ellos, con lo que el miércoles se retiraron otras tantas a cada uno de ellos, fuese cual fuese el permiso del que gozaban hasta ahora. En la plaza de Santa Maria del Mar, los funcionarios municipales retiraron por completo dos terrazas (Trattoria del Mar y Bubó), con cuatro mesas cada una de ellas. En la calle Xuclà se le retiraron todas las mesas al restaurante Mirinda, que no tenía licencia.