Colau pacta con los restauradores una ordenanza de terrazas más “flexible”

La ‘guerra de las terrazas‘ que libran desde hace más de dos años el sector de la restauración y el Ayuntamiento de Barcelona ha acabado con un pacto para la modificación de la polémica ordenanza. El acuerdo suscrito esta misma tarde de lunes supondrá flexibilizar la normativa para poner fin a la sangría de mesas y sillas que había denunciado el Gremi de Restauració y que ponía en jaque la supervivencia de algunos negocios históricos.

Tras el impulso dado a las negociaciones por el socialista Jaume Collboni durante su paso por el equipo de gobierno, la alcaldesa Ada Colau ha suscrito finalmente la tregua, según ha podido saber este diario. La modificación hará la ordenanza “más comprensible y adaptable” tanto a las necesidades reales de los vecinos de la ciudad como de los restauradores, detallan fuentes municipales. 

Se basa en mantener “criterios mínimos para toda la ciudad”, pero definiendo otros específicos “de carácter territorial”, así como la estipulación de “zonas que por su singularidad se trabajarán conjuntamente” entre consistorio y restauradores, añaden. El propio gremio ya había presentado un documento de mínimos.

Esfuerzo de acercamiento

Según las mismas fuentes, la tenencia de alcaldía de Ecología, Urbanismo y Movilidad y la patronal han “hecho un esfuerzo” para acercar posiciones y desencallar “una cuestión importante”. La paz llega después de potentes campañas impulsadas desde el gremio para reivindicar tanto la importancia económica del sector como el arraigo de las terrazas en la forma de vida de la capital catalana, pese a algunas voces vecinales contrarias en los barrios más saturados.

La normativa fue aprobada en el 2014 y heredada por el equipo de Colau, aunque desde el principio implicaba unos requisitos incompatibles con la actividad para muchos veladores. Los ‘comuns’ aceptaron preparar la modificación pero el trámite se ha alargado tanto que muchas terrazas se han visto gravemente afectadas, hasta el punto de que el gremio puso de acuerdo a casi la totalidad de los grupos políticos de la oposición para alcanzar un documento de mínimos, que fue presentado recientemente en el ayuntamiento como iniciativa popular, con el aval de 18.000 firmas a favor.

Loading...