Columna | No quiero teorías sobre ‘Juego de tronos’

Termina una temporada, o hay un giro en una serie, e Internet se llena de listillos que dicen saber a dónde va a ir la historia. Desafortunadamente para mí, muchas veces aciertan. Porque son listillos más listos que yo. Me pasó con Westworld. Parece que el mundo seriéfilo estaba ávido de un nuevo Perdidos, una serie con la que teorizar cada semana y tratar de prever el siguiente giro. Que si ese destello en la esquina superior izquierda quiere decir que blablabla. Que si este personaje ha mirado a ese otro y eso es porque mimimi. Mi error fue leer algunas de esas suposiciones. Era difícil escapar, sobre todo si quieres estar más o menos informado de lo que se cuece en el mundo de las series. ¿Resultado? Todos tenían razón, malditos sean. Y cuando llegaron los giros, ya no me sorprendieron. La entrega fandom se había convertido en spoiler.

Ha terminado la penúltima temporada de Juego de tronos y, desde ese mismo momento, surgieron multitud de conversaciones y de teorías sobre lo que vendrá. ¿Qué significaba esa mirada de Tyrion? ¿Y esa sombra que parecen dibujar los caminantes blancos? ¿Ocultará algo Cersei? ¿Cómo puede terminar todo esto? Circulan tantas teorías, y todas con tanto sentido, que es más que probable que algunas sean ciertas. Pero yo no quiero saber. Yo quiero dejarme llevar, que me sorprendan. No quiero pensar demasiado en lo que hay dentro de la escotilla o por qué hay un maldito oso polar en una isla tropical. Sí, te lo preguntas, claro. Pero ya, no quiero más. Basta. Porque hay teorías que no me gustan nada. Van a ser verdad, y no quiero. Lo sé, es entretenido e inevitable, y yo también he participado en eso. Pero también creo que el sobreanálisis puede matar la diversión.

Yo pensé que Jon Nieve había muerto. Realmente lo pensé. Al día siguiente entré en Internet y me encontré multitud de teorías que explicaban por qué no podía estar muerto o, si lo estaba, por qué tendría que resucitar. Y eran muy lógicas. Al final asumí que volvería a la vida y, por tanto, cuando (ojo, spoiler) finalmente lo hizo, no me sorprendió. Habría pagado por no haberlo visto venir. Como esa muerte de la semana pasada en Juego de tronos. O como el final de la temporada. Es más, yo ya tengo una teoría sobre quién se sentará en el Trono de Hierro. ¿Queréis que os la cuente?

Loading...