Inicio Actualidad Cómo aplicar el colorete

Cómo aplicar el colorete

Cualquier maquillaje que nos hagamos, ya sea un maquillaje de fiesta o uno para el día a día, parece adquirir una dimensión especial cuando se trata de acabar aplicando un poco de colorete, para el que será necesario saber colocar la cantidad justa y necesaria, en la zona indicada del rostro. Veamos entonces una guía de pasos en la que te explicamos, Cómo aplicar el colorete.

El colorete es el producto de maquillaje que solemos aplicar casi al final, y para dar algo de rubor a nuestras mejillas, pero hemos de saber elegir el tono adecuado y sobre todo la cantidad justa para que nuestro maquillaje no se vea como algo artificial.

Pasos para aplicar el colorete

  1. El primer paso para aplicar el colorete será elegir el tono de este que te parezca más adecuado. Si tienes un tono de piel muy pálido, quizás un colorete fuerte sea demasiado para ti y debas apostar por uno que tenga un tono rosado, o un color melocotón.
  2. El colorete tiene la función de aportar rubor a las mejillas pero también darle más definición a la cara, así que aplicarlo será bueno que cojas una brocha plana, tomas un poco de producto, golpeas para eliminar el excedente y maquillas desde la mejilla hacia arriba siguiendo el hueso del pómulo.
  3. Por costumbre, se suele decir que para aplicar el colorete, debemos chupar suavemente las mejillas hacia el interior de la boca y aplicar el colorete en esta zona y hacia arriba hasta llegar cerca de la oreja. Esto no es necesario aunque si con ello te es más fácil maquillarte puedes hacerlo sin problema.
  4. Una vez que hayas definido la línea de color, puedes difuminarla aún más con la ayuda de tus dedos.
  5. Si lo que deseas es darle más prominencia a las maquillas, puedes aplicar el colorete sobre estas de manera directa. Para ayudarte a hacerlo bien, debes sonreír y maquillar justo en el hueso del pómulo que se levante.
  6. Esto que os hemos explicado os irá bien para coloretes en polvo que son quizás los más tradicionales, pero en el mercado puedes encontrar también ahora colorete en crema, que puedes aplicar con brocha, con la esponja o los dedos, aunque usando menos cantidad y procurando difuminar todo lo que te sea posible.
  7. Por otro lado, si practicas la técnica del “contouring” o contorno tras la base, no debes usar un colorete que sea demasiado oscuro ya que su tono quedaría demasiado difuminado. Además no olvides que el contorno debe ir justo por debajo del pómulo.
  8. Por último tenemos que añadir que a la hora de aplicar el colorete (como en realidad, todo el maquillaje), menos es más y aunque pienses que las mejillas ligeramente enrojecidas dan frescura, también corres el riesgo de color puede afectar la naturalidad de la cara y arruinar la armonía.