Inicio Actualidad Cómo colorear fotos a mano

Cómo colorear fotos a mano

Las fotos antiguas en blanco y negro tienen un encanto especial difícil de superar, pero seguramente a más de una persona le picará la curiosidad de saber cómo podrían ser esas mismas fotografías si fueran a color, de modo que vamos a explicaros paso a paso, y de manera sencilla, cómo colorear fotos a mano.

Si tienes varias fotos antiguas o en blanco y negro y deseas poder darle un toque de color, nada como aplicar una técnica a mano que ya se usaba en tiempos pasados. Evidentemente, podemos digitalizar la foto, abrirla en el ordenador y colocar el color con alguna aplicación de fotografía, aunque el resultado a mano será sin duda espectacular de modo que no lo dudes, e intenta lo que ahora te explicamos.

Pasos para colorear fotos a mano

  1. El proceso de coloración a mano sobre una foto requiere de algo de técnica o práctica de modo que para tus primeros proyectos es mejor que hagas una copia a partir de la foto que desees colorear. De este modo evitarás estropicios en el original y cuando ya domines la técnica puedes proceder directamente sin copias de por medio.
  2. Debes ir a una tienda de fotografía o revelado y que te hagan una copia de la foto a colorear pero en acabado mate. El acabado brillante no te irá bien al aplicar los colores para la foto ya que estos son en aceite.
  3. Una vez tengas las copia, tienes que comprar pinturas al óleo que tienen una base de aceite y serán una buena opción para que la parte coloreada, se seque bien sobre la fotografía y te de buenos resultados.
  4. Antes de comenzar a colorear, tienes que ver qué tipo de trabajo deseas hacer sobre la foto. Si has de colorearlo todo o solo una parte.
  5. Toma un pincel, humedece con un poco de pintura, lo pasas sobre papel encerado para quitar el sobrante y pinta la parte de la fotografía que desees colorear. Si no ves bien o la foto es muy antigua puedes usar una lupa para poder apreciar bien todos los detalles.
  6. Una vez hayas comenzado a pintar debes asegurarte bien de ir limpiando el pincel con cada nuevo color que introduzcas. Lo mejor es comenzar coloreando las partes más amplias o sencillas, como el fondo y luego, dedicarnos a aquellas partes más pequeñas y como hemos dicho, con la ayuda de la lupa (para las caras por ejemplo.
  7. Los lápices de colores pueden servirte también para colorear fotos en blanco y negro. Puedes usarlos incluso de un modo más sencillo, aunque la intensidad no será la misma.
  8. En el caso de querer borrar el color que hayas aplicado, puedes usar una goma de borrar o también, aplicar una solución de aguarrás que deberás pasar ligeramente con un paño limpio.